4 diciembre 2022
spot_img
4 diciembre 2022
spot_img

Censura en las escuelas de Estados Unidos

Crece el número de libros prohibidos en centros educativos que hablan sobre temas como el racismo, la religión o el colectivo LGTBIQ+

Un total de 1.648 libros fueron prohibidos en diferentes escuelas de Estados Unidos durante el curso 2021-2022, según denuncia PEN America, organización que trabaja para defender la libertad de expresión y los derechos humanos a través de la literatura.

Las prohibiciones fueron establecidas por los gobiernos regionales de 32 estados (de los 50 que hay en Estados Unidos) y afectan a 5.049 escuelas, según el informe de PEN America. Como resultado, 4 millones de estudiantes de centros de primaria y secundaria no pueden acceder a estos títulos.

La mayoría de prohibiciones tienen lugar en estados del sur de Estados Unidos, donde predominan los valores tradicionales y conservadores. La mitad de los libros censurados, por ejemplo, responden a las leyes de Texas, un estado gobernado históricamente por el Partido Republicano

Los motivos para censurar estas obras son diversos: un 41% hablan sobre temas LGTBIQ+ o tienen protagonistas que pertenecen a este colectivo; otro 40% tiene a protagonistas o personajes secundarios destacados de color; mientras que un 22% incluye contenido sexual en diferentes formas (se habla de relaciones sexuales, embarazos adolescentes, violaciones o abortos).

Por otro lado, al menos el 40% de los libros prohibidos (1.109 títulos) están relacionados con propuestas de ley o leyes en esos estados. Esto significa que la ideología de un gobierno influye directamente en la libertad de expresión y pensamiento de las personas, ya que limita su acceso a leer lo que ellas quieran.

Por ejemplo, Texas fue uno de los estados que presionaron al Tribunal Supremo para derogar el derecho al aborto en Estados Unidos; mientras que el gobernador de Florida, Ron de Santis, ha impulsado una ley que prohíbe hablar sobre el género y la orientación sexual en las escuelas.

PEN América denuncia que la prohibición de libros es una iniciativa antidemocrática que tiene graves consecuencias, ya que impide que los estudiantes tengan acceso a diferentes historias y perspectivas, sobre todo aquellas contadas por minorías y colectivos históricamente marginados.

Prohibido leer

Censurar textos o libros es una forma de prohibir ideas e impedir que se difundan. Un modo de evitar que aparezcan nuevos pensamientos y opiniones que puedan cuestionar el sistema establecido. Por eso la censura siempre proviene de las autoridades y la gente en el poder: porque no quieren recibir críticas ni tener oposición. 

Existen numerosos ejemplos de censura a lo largo de la historia. Aunque ahora es la historia más leída del mundo, la Biblia fue uno de los primeros libros prohibidos: el Imperio Romano temía que apareciera una nueva religión (el cristianismo) que amenazara su dominio. Pero prohibir el libro no sirvió de nada: los romanos acabaron cediendo ante la expansión del cristianismo e incluso lo adoptaron como su nueva religión.

Siglos más tarde, fue la propia Iglesia Católica la que prohibió numerosos libros y autores a los que consideraba blasfemos. En realidad, eran libros sobre filosofía o ciencia que ponían en duda el relato sobre un Dios todopoderoso, y eso restaba poder a las autoridades eclesiásticas.

En Alemania, el régimen nazi (1933-1945) también ordenó quemar miles de libros de autores prohibidos, cuyas ideas se consideraban peligrosas y no encajaban con la ideología nazi. El novelista estadounidense Ray Bradbury llevó esa idea al límite en su obra más conocida: Fahrenheit 451.

Títulos como Alicia en el País de las Maravillas (1865), Las uvas de la ira (1940), Los versos satánicos (1988) o Harry Potter (1997-2007) también han sido víctimas de la censura en diferentes países. 

Una coalición de escritores y escritoras

PEN Club Internacional es una asociación fundada en Londres (Reino Unido) en 1921 para fomentar la colaboración y el intercambio entre poetas, ensayistas y novelistas de todo el mundo. De ahí el acrónimo “PEN”, que además significa “pluma” o “bolígrafo” en inglés.

En un siglo de historia, más de 140 delegaciones han abierto sus puertas en diferentes países y regiones para promover la cultura y la literatura, pero también para defender la libertad de expresión. En ese sentido, PEN Internacional ha ayudado a decenas de escritores y escritoras que sufren censura y persecución a causa de su obra.

La organización ha lanzado numerosas campañas de apoyo para liberar a autores encarcelados, como el escritor y cineasta ucraniano Oleg Sentsov, encarcelado durante cinco años por sus críticas contra el gobierno ruso; o la escritora kurda Gulges Deryaspi, sentenciada a seis años de cárcel por “pertenecer a una organización terrorista”, aunque sus defensores creen que es un castigo de las autoridades de Turquía por promover la lengua y la cultura kurdas.

En América Latina, PEN Internacional sigue de cerca las amenazas contra periodistas a la hora de ejercer su profesión en países como Nicaragua, donde el presidente Daniel Ortega sigue aferrado al poder, o en Cuba, donde las protestas contra el gobierno han hecho que numerosos activistas se vean obligados a abandonar la isla.

La red de Centros PEN también organiza numerosas actividades culturales como exposiciones, cursos, charlas con autores y autoras, representaciones teatrales, lecturas y eventos virtuales para conectar con miembros de diferentes países. ¡Busca tu centro más cercano y sumérgete en el mundo de los libros!

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img