15 julio 2024
spot_img
15 julio 2024

¿Qué es el dinero?

El dinero juega un importante papel dentro de la economía y en la vida de las personas, pero muchos desconocen cómo funciona exactamente

José Ramón Paramio, profesor de Economía de educación secundaria y autor de El demasiadotardismo. Guía personal de libros, cine, música y otros retales vitales para entender el fin del mundo (y de la economía). (Ediciones Lentas, 2020)

Explicar el funcionamiento del dinero es una tarea complicada puesto que compartimos una serie de ideas sobre sus componentes, su proceso de creación o su papel en la economía y en la vida de las personas que no siempre se corresponde con la realidad, que es bastante compleja. 

Cuando se pregunta por la importancia que tiene el dinero en la vida de la gente, en ocasiones se responde con desafección: “el dinero es un mal necesario”,  “el dinero es la fuente de todos los problemas”… Sin embargo, en la mayoría de casos se subraya su importancia, el deseo de acumular mucho y su relación con el bienestar y la felicidad. 

La visión sobre el dinero refleja cuáles son los valores mayoritarios en una sociedad. Pero, ¿qué es realmente el dinero? Antes de la aparición de las monedas y los billetes, el intercambio para conseguir bienes y servicios se realizaba a través del trueque. Más tarde apareció el dinero mercancía, es decir, objetos que cumplían una de las funciones fundamentales del dinero, que es servir de medio de cambio.

De los metales preciosos al dinero bancario

Por su escasez, la posibilidad que tienen de durar y de dividirse y su homogeneidad, los metales preciosos acabaron imponiéndose como principal medio de cambio. Estos cumplían dos funciones: eran un depósito de valor (servían para ahorrar) y una unidad de cuenta (se utilizaban para medir el valor de los bienes y servicios). 

Más tarde, estos metales se convirtieron en monedas y empezaron a respaldarse con certificados, lo que proporcionaba confianza a las personas que las utilizaban para pagar. Esto originó la creación del dinero bancario tal como lo conocemos hoy en día. 

Pero, ¿cómo gestionan los bancos este dinero? Como no todos los depositantes iban a acudir a la vez a por el dinero en efectivo que tenían en el banco, estas entidades podían prestar a otros parte de esos depósitos. A partir de ahí se estableció un proceso continuo de entradas y salidas de dinero.

Pero este proceso está limitado por dos motivos: por el efectivo que está en manos de la gente y por la proporción que las autoridades monetarias obligan a los bancos a reservar de todos los depósitos. De esta manera, la base monetaria inicial (monedas y billetes realmente emitidos por los bancos centrales y reservas bancarias) se puede multiplicar hasta alcanzar la oferta monetaria total que está en circulación.

Pero la historia no es tan sencilla. El relato del paso del trueque al dinero requiere la presencia de un importante matiz: la deuda. En su libro En deuda. Una historia alternativa de la economía (2014), el antropólogo David Graeber recuerda que el pago en especie (pago mediante objetos en vez de con dinero) se producía generalmente para saldar créditos o el pago de impuestos. 

Un sistema complejo

Hoy en día, el proceso de creación de dinero se aleja bastante de la imagen de un banco central creando dinero a petición de los gobiernos y un sector financiero privado demandando depósitos de sus clientes para prestar esos excedentes a otros agentes económicos.

En el proceso real es la banca privada la que tiene gran parte de la potestad de creación de dinero y, mientras sea capaz de mantener las reservas requeridas por el banco central, puede crear dinero vía crédito con bastante facilidad. 

Esto quiere decir que el proceso de creación bancaria ya no necesita utilizar los ahorros de los depositantes para prestar dinero. Al contrario: la banca es capaz de crear en sus balances de forma simultánea la deuda para el prestatario y el dinero prestado. Es decir, que el dinero surge directamente como deuda en un simple apunte contable.

A esto se suma otro elemento complejo: los depósitos bancarios. Gracias a la innovación financiera, a la creación continua de activos y derivados financieros y al uso de medios electrónicos, el sistema permite que el crédito y la oferta monetaria crezcan de forma irregular en relación a la base monetaria (el dinero que realmente se imprime).

En resumen, podemos decir que la creación del dinero y el sistema financiero están basados en la confianza de la gente, a pesar de que este sistema ha alcanzado un alto grado de complejidad para los ciudadanos.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -