5 marzo 2024
spot_img
5 marzo 2024

45 años de la Constitución Española

Cada 6 de diciembre se celebra el Día de la Constitución, considerada la ley suprema de España y ratificada por el pueblo mediante referéndum en 1978

El 6 de diciembre se celebra en España el Día de la Constitución. A pesar de que no entró en vigor hasta el 29 de diciembre de 1978, fue el día 6 cuando los españoles la ratificaron mediante referéndum. En una votación en la que participaron 17 millones de votantes, el 91% respondió “sí” a la pregunta “¿Aprueba el Proyecto de Constitución?”.

La Constitución Española es la norma suprema del ordenamiento jurídico español, es decir, que prevalece sobre todas las demás leyes. Todos los ciudadanos y los poderes públicos de España están sujetos a la Constitución y a partir de ella se desarrollan el resto de normas. A veces se usa como sinónimo la expresión “Carta Magna”.

Esta norma consta de un preámbulo y 169 artículos, distribuidos en diez títulos. Algunos de los aspectos más importantes que aborda la Constitución incluyen la definición de España como un Estado social y democrático de derecho, la separación de poderes, y la protección de los derechos fundamentales y las libertades públicas de todos los ciudadanos.

La aprobación de la Constitución de 1978 fue un evento muy importante para España, pues marcó el final de la dictadura franquista, que había gobernado el país desde 1939 hasta la muerte de Francisco Franco en 1975. Tras la muerte del dictador, se inició un proceso de transición hacia la democracia, y la Constitución fue un paso crucial en este camino.

Por esta razón, cada año el país conmemora el 6 de diciembre con un festivo nacional, en el que las escuelas y muchas empresas permanecen cerradas. 

El legado de la Constitución de 1812

Pese a su importancia, la de 1978 no fue la primera Constitución que se aprobó en España. Una de las más importantes es la de 1812, también conocida como la “Constitución de Cádiz” o “La Pepa” (ya que fue aprobada el 19 de marzo, festividad de San José). Fue el primer texto constitucional de la historia de España.

Esta se aprobó en el marco de la Guerra de la Independencia (1808-1814) y fue la respuesta del pueblo a las intenciones invasoras de Napoleón Bonaparte. Representó la voluntad del pueblo español de establecer un sistema político basado en principios democráticos y de resistir cualquier intento de imponer un gobierno extranjero.

Aunque la Constitución de 1812 enlazaba con las ideas más tradicionales de la monarquía, destacó por incorporar novedades. La soberanía, que hasta entonces había correspondido al Rey, pasó a ser de la Nación. Además, se incorporaron principios como el liberalismo democrático y la separación de poderes. Estas ideas eran contrarias al absolutismo que representaba el gobierno de Napoleón.

El texto duró poco debido a la restauración del rey Fernando VII en 1814 tras la retirada de las fuerzas napoleónicas. Sin embargo, la Constitución de Cádiz sentó las bases del constitucionalismo español y dejó un legado duradero.

Después se aprobaron hasta siete textos constitucionales: el Estatuto Real de 1834 y la Constitución de 1837 (durante la regencia de María Cristina), la Constitución de 1845 (durante el reinado de Isabel II), la Constitución de 1869, la de 1876 (vigente hasta la dictadura de Primo de Rivera), la de 1931 (durante la República) y finalmente la de 1978.

La Constitución a debate

La Constitución Española suele generar debate y controversia, principalmente por la interpretación de sus artículos. Algunos términos y explicaciones que aparecen en esta norma pueden ser amplios, dejando margen para que haya diferentes interpretaciones. Por ejemplo, conceptos como “justicia”, “bien común” o “seguridad nacional” pueden variar según la perspectiva de la persona que interprete el texto

Además, la sociedad cambia con el tiempo, y la interpretación de la Constitución también puede cambiar al aplicar principios establecidos en un contexto histórico diferente al actual. En este sentido, los avances tecnológicos o los cambios en la forma de pensar de la sociedad pueden influir.

A lo largo de la historia democrática de España, la mayoría de los partidos políticos han incluido en sus programas electorales la intención de modificar algunos artículos del texto constitucional. Sin embargo, este proceso es complejo, ya que implica la consecución de varios pasos. 

Para modificar partes esenciales de la Constitución se necesita la aprobación por mayoría cualificada (la reforma tiene que ser apoyada por dos tercios de diputados y senadores), la disolución de las cortes (deben convocarse nuevas elecciones generales) y un referéndum popular (los ciudadanos deben votar).

Desde que se aprobó en 1978, en la Constitución Española solo se han hecho dos reformas. La primera en 1992, para regular el voto extranjero. La segunda en 2011, para dar prioridad al pago de la deuda pública en los presupuestos y garantizar el equilibrio presupuestario. Para hacernos una idea, en países como Alemania o Austria, la Constitución se ha modificado 62 y 55 veces, respectivamente.

Trabaja la actualidad en el aula  

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -