16 junio 2024
spot_img
16 junio 2024

Catalunya prohíbe el móvil en las aulas

La medida se aplicará a todas las escuelas de primaria, mientras que en secundaria será cada centro el que ponga sus propias restricciones

A partir del próximo curso, el teléfono móvil quedará fuera de centros educativos catalanes. Así lo ha decidido la Generalitat, que ha decretado una restricción absoluta en infantil y primaria. Con esta restricción, Catalunya se une a otras comunidades donde el móvil ya está prohibido en las aulas, como Madrid, Galicia, Castilla-La Mancha y Andalucía. 

La prohibición se aplicará a todas las escuelas de infantil y primaria y no quedará delimitado a las clases: el móvil tampoco se podrá utilizar en la hora del patio, el comedor, las horas de acogida (aula matinal) y las actividades extraescolares.

En la ESO, el uso del móvil también estará generalmente prohibido, aunque el Govern permitirá a cada centro decidir si opta por unas opciones más o menos restrictivas. Los adolescentes podrán llevar el móvil al centro y, una vez allí, deberán seguir las normas establecidas

De esta manera, los institutos serán los encargados de poner sus propias restricciones. Podrán decidir si prohibir el uso de estos dispositivos en todo momento o bien permitirlo en situaciones excepcionales (por ejemplo, para hacer una actividad concreta o cuando la tarea no se pueda realizar con ordenador). 

Estas directrices sobre el uso del móvil en el aula deberán formar parte de lo que se conoce como Normas de organización y funcionamiento de centro (NOFC). Estas se aplicarán a partir del curso 2024-2025, después de que el consejo escolar del centro las haya aprobado. 

Todos los alumnos y alumnas de secundaria estarán obligados a cumplir la normativa, tanto en el aula como durante las excursiones, los campamentos y los viajes de final de curso.

Móvil en el aula: ¿sí o no?

En los últimos años, el uso de dispositivos móviles en el aula ha generado un intenso debate en el ámbito educativo. Por un lado, están aquellos que consideran que los teléfonos son un obstáculo para el aprendizaje; por otro lado, aquellos que creen que estas herramientas son útiles en el proceso de enseñanza siempre que se utilicen con responsabilidad. 

Los dispositivos móviles brindan a los estudiantes la oportunidad de acceder a una gran cantidad de recursos educativos en línea, desde libros electrónicos hasta aplicaciones especializadas para aprender ciertas materias. 

El teléfono móvil se ha convertido en una herramienta esencial en su día a día: la edad media a la que un adolescente accede por primera vez a un móvil es de 10,96 años y el 90,8% de los adolescentes utilizan el teléfono a diario, según un informe de  Unicef. Por eso algunos expertos consideran que integrar la tecnología en el aula puede ayudar a preparar a los estudiantes para el mundo digital

Sin embargo, el uso de estos dispositivos en el aula también tiene sus riesgos. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señala en un informe que el móvil en clase también puede provocar distracciones y, por consiguiente, entorpecer el aprendizaje.

Los estudiantes pueden verse tentados a revisar redes sociales, jugar a juegos o enviar mensajes durante las clases, lo que puede afectar negativamente su atención y rendimiento académico. Además, estos dispositivos pueden crear problemas de adicción, afectar negativamente a la salud mental de los menores y convertirse en una plataforma para el ciberacoso

Regulación en Europa

El caso de España no es único. Holanda decidió prohibir el uso de móviles, tablets y smartwatches en clase el año pasado, uniéndose a otros países como Francia, Italia y Portugal. En Alemania, la prohibición también está extendida en algunas zonas (las competencias educativas dependen de cada comunidad, como en España). 

En la mayoría de los casos, los centros educativos tienen en cuenta excepciones a la prohibición. Por ejemplo, que el estudiante necesite utilizar el móvil por razones médicas o porque la clase gire en torno a las habilidades digitales.  

Regular el uso del teléfono móvil en el aula debe ser una medida que parta del consenso y del diálogo entre todas las partes afectadas. Así lo defiende Unicef, la agencia de las Naciones Unidas que trabaja para defender los derechos de la infancia. 

El organismo señala que confiscar un teléfono ante la sospecha de un mal uso en el aula puede llegar a ser un elemento de conflicto si los procedimientos no están claros. Es fundamental que el entorno que rodea a la infancia (familias, educadores, instituciones…) pongan en marcha los mecanismos necesarios que garanticen un acceso a un entorno digital seguro

Trabaja la actualidad en el aula  

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -