27 mayo 2024
spot_img
27 mayo 2024

Clásicos literarios que no te puedes perder

Recopilamos algunos de los títulos más importantes de la literatura universal que todos deberíamos leer al menos una vez en la vida

En la actualidad existen tantas obras literarias publicadas que muchos lectores encuentran dificultades para escoger qué libro leer. En estos casos, siempre podemos optar por un clásico. Pero, ¿qué es un clásico literario?

Hoy en día no existe un consenso general sobre qué características debe tener un libro para ser considerado un clásico de la literatura. Aun así, sí que hay ciertas cualidades que estas obras tienen en común.

Por ejemplo, un clásico es un libro que sobrevive al paso del tiempo: pueden haber sido publicados hace cientos de años pero siguen teniendo relevancia en la actualidad. Esto suele ocurrir porque estas obras tratan temas universales como el amor, la muerte, el paso del tiempo, los conflictos… 

Pero, además, en los clásicos también es muy importante la calidad literaria. Estas obras suelen ser admiradas por estar muy bien escritas, con historias y personajes minuciosamente desarrollados. En este sentido, el papel de escritores y escritoras es fundamental. 

A continuación recopilamos algunos de los clásicos literarios más reconocidos de la literatura universal. 

El rol de las mujeres en la sociedad

A lo largo de la historia de la literatura, multitud de libros han reflexionado sobre el papel de la mujer en la sociedad. Es el caso de Mujercitas (1868), una obra de Louisa May Alcott que cuenta la historia de cuatro hermanas jóvenes. Ambientado en la Guerra de Secesión norteamericana, el libro cuenta cómo es la relación de las hermanas mientras crecen. 

La obra es un alegato sobre la importancia de que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres. Trata temas como la independencia de las mujeres o el valor de cualidades como el esfuerzo personal o la solidaridad.

Otro clásico que también trata estos temas es Madame Bovary (1857), de Gustave Flaubert. El libro cuenta la historia de la joven Emma en una sociedad donde no tiene ni voz ni voto. La obra refleja cómo las mujeres de la época tenían un poder limitado para vivir de forma independiente.

Una realidad distópica

La literatura no solo sirve para reflejar cómo funciona una sociedad en un momento determinado, sino que también puede utilizarse para crear nuevos mundos. Es el caso de las obras distópicas, que representan una sociedad ficticia en un futuro poco prometedor. Entre ellas destaca 1984 (1949), uno de los clásicos de George Orwell.

En 1984 conocemos una sociedad que está totalmente controlada por una fuerza superior: el Gran Hermano. Para controlar a toda la humanidad, se manipula la información, se practica una vigilancia masiva y se ejerce una represión política y social. Hoy en día muchos analistas creen que existen paralelismos entre este mundo ficticio y nuestra realidad actual. 

¿El ser humano puede crear vida? 

Otro de los grandes clásicos de la literatura es Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), de Mary Shelley. La novela narra la historia de Víctor Frankenstein, un estudiante de medicina que crea un cuerpo a partir de la unión de distintas partes de cadáveres diseccionados. La obra reflexiona sobre la creación de la vida, la relación de la humanidad con Dios y los límites del desarrollo científico

Frankenstein incorpora multitud de elementos de la novela gótica y el movimiento romántico del siglo XVIII. Para algunos autores, se trata de la primera historia de ciencia ficción de la literatura. 

Luces y sombras de la humanidad

Otro de los grandes temas de la literatura universal ha sido el comportamiento humano. ¿Cuáles son las inseguridades del ser humano? ¿Qué dilemas morales pueden presentarse a lo largo de su vida? ¿Cómo se relaciona con el sentimiento de culpabilidad?

En este ámbito destaca Crimen y Castigo (1866), un clásico de carácter psicológico escrito por el autor ruso Fiódor Dostoyevski. La novela narra la vida de Rodión Raskólnikov, un estudiante ruso que se ve obligado a suspender sus estudios por la pobreza en la que se encuentra su familia.

A través de un análisis psicológico, Dostoyevski hace un viaje introspectivo del comportamiento humano. La obra trata temas como la injusticia social, la dificultad de decidir entre hacer el bien o el mal, la culpa, el castigo o la locura, entre otros muchos. 

Otros clásicos de la literatura universal que te pueden interesar:

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -