15 julio 2024
spot_img
15 julio 2024

El ‘empate’ electoral obliga a pactar para formar gobierno en España

El PP gana las elecciones, pero no consigue formar mayoría con la extrema derecha y los partidos de izquierdas también deberán negociar para formar un gobierno alternativo

Las elecciones generales celebradas este domingo 23 de julio en España han acabado con una especie de “empate” que obligará a recurrir a pactos y coaliciones para elegir al nuevo presidente. 

Ningún partido político ni coalición ha obtenido suficientes votos para declararse vencedor. Tanto el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), formación socialdemócrata liderada por Pedro Sánchez, como sus oponentes conservadores del Partido Popular (PP), no han alcanzado los 176 escaños necesarios para obtener la victoria. Tampoco la combinación con otros partidos aliados les garantiza la mayoría necesaria para formar gobierno. 

El PP, liderado por Alberto Núñez Feijóo, ha ganado en número de votos y escaños, con 8.091.840 papeletas y 136 escaños (46 más que en los anteriores comicios generales). Por su parte, el PSOE, con 7.760.970 y 122 escaños, ha quedado en segundo lugar, pero muy cerca del PP. 

En tercera posición ha quedado el partido de extrema derecha Vox, que ha obtenido 3.033.744 votos y 33 escaños. La coalición de izquierdas Sumar, de Yolanda Díaz, ha recibido 3.014.006 votos y 31 escaños. El resto de formaciones se han repartido el 7,26% de los votos y 28 escaños.

Los populares han ganado en casi todas las comunidades autónomas excepto Catalunya, Navarra, Álava, Cáceres y Badajoz, donde se ha impuesto el PSOE, y Vizcaya y Guipúzcoa, donde han ganado respectivamente el Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV) y EH Bildu.

En Catalunya, el PSOE ha visto crecer el apoyo de los votantes, mientras que los partidos independentistas Junts y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) han conseguido el peor resultado desde el inicio del proceso independentista. Esta comunidad autónoma ha registrado la participación más baja de todo el país, puesto que los grupos independentistas han promovido la abstención durante la campaña electoral. Sin embargo, tanto ERC como Junts serán clave para formar un nuevo gobierno. 

La falta de mayorías y la negativa de algunas fuerzas a apoyar ciertos candidatos hacen incierto el proceso de investidura, lo que podría llevar a un bloqueo prolongado y, finalmente, a nuevas elecciones.

Coaliciones y mayorías parlamentarias 

El sistema parlamentario en España favorece la formación de coaliciones y la negociación política para garantizar la gobernabilidad y la toma de decisiones.

El presidente del Gobierno es elegido por el Congreso de los Diputados, que es la cámara baja del Parlamento español. Después de las elecciones, el rey se reúne con los líderes de los partidos políticos y, tras las consultas, propone un candidato a la presidencia.  

Este candidato se vota en el Congreso de los Diputados. En la primera votación, el candidato necesita una mayoría absoluta. Si no logra esta mayoría absoluta en la primera votación, se realiza una segunda votación 48 horas después en la que solo se requiere una mayoría simple.

El Congreso de los Diputados está compuesto por 350 diputados. La mayoría absoluta se produce con más de la mitad de los escaños del Congreso (176 o más diputados).  

En las elecciones del 23J, ni el PP de Núñez Feijóo ni el PSOE de Pedro Sánchez cuentan con los 176 escaños necesarios para formar una mayoría en el Congreso. Las coaliciones y negociaciones son las únicas opciones para lograr una investidura. 

En el caso del PP, aún contando con Vox, necesitaría el apoyo del Partido Nacionalista Vasco (PNV), la Coalición Canaria (CC) y Unión del Pueblo Navarro (UPN) para alcanzar los 176 escaños.

En el caso de las fuerzas de izquierda, PSOE y Sumar suman 153 escaños, lejos de la mayoría absoluta, por lo que tendrán que pactar con otras fuerzas políticas más pequeñas. Si se unieran el PSOE, Sumar, el PNV, Bloque Nacionalista Galego (BNG), EH Bildu y ERC, alcanzarían los 172 escaños necesarios para formar gobierno. 

Para conseguir la mayoría, sin embargo, necesitaría los votos del partido nacionalista catalán Junts, con el que podrían llegar a los 179 escaños y obtener una mayoría más holgada en el Parlamento. 

Así pues, los votos de ERC y en especial, de Junts, serán decisivos para la investidura. Previsiblemente, estas formaciones impondrán condiciones relacionadas con los intereses catalanes y la amnistía para los políticos exiliados tras el referéndum para la independencia de Catalunya que tuvo lugar 1 de octubre de 2017. 

Freno a la extrema derecha

Las elecciones del 23J han estado marcadas por el temor al ascenso de VOX, formación de extrema derecha que promueve una serie de políticas regresivas, contrarias a los derechos de las mujeres, del colectivo LGTBI+ y negacionistas del cambio climático.

Durante la campaña electoral, los partidos de izquierda han destinado gran parte de sus esfuerzos a frenar el avance de la extrema derecha, en un momento en que la ultraderecha crece en muchos países europeos como Italia o Alemania.  

Si bien Vox ha quedado como tercera fuerza política, el partido liderado por Santiago Abascal no ha alcanzado las expectativas deseadas y no tendrá la capacidad de influencia que esperaban. El partido ha obtenido 3.033.744 votos y 33 escaños, 19 menos respecto a los anteriores comicios. Asimismo, Vox ha bajado al tercer lugar en Murcia, la única provincia donde obtuvieron la mayoría de votos en las anteriores elecciones generales.

Durante este mes de julio, Junior Report ofrecerá materiales didácticos semanalmente. Puedes suscribirte a nuestra newsletter para seguir la actualidad durante el verano.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -