5 marzo 2024
spot_img
5 marzo 2024

El nuevo campus sostenible y con alta tecnología de LCI Barcelona

La escuela de diseño y artes visuales, que estrenará su nueva sede el próximo curso, prevé aumentar sus alumnos hasta los 3.000

Un campus sostenible, equipado con alta tecnología y ubicado en el distrito de la innovación y el diseño en Barcelona. Así es el nuevo campus de LCI Barcelona, que se inaugurará con el nuevo curso, y que supondrá una mejora y ampliación de las instalaciones de esta escuela de diseño y artes visuales.

El nuevo campus ha supuesto una inversión de 35 millones de euros en Barcelona y permitirá a la escuela de diseño y artes visuales pasar de 1.000 a 3.000 alumnos por curso.

Con este nuevo campus, LCI Barcelona traslada sus instalaciones al distrito 22@ de la Ciudad Condal, un cambio de ubicación que permitirá al centro estar rodeado de más de 1.500 empresas, la mayoría de ellas vinculadas con el mundo de la innovación y la creatividad.

La nueva escuela estará dotada de la más alta tecnología para contribuir a una mejor formación de los alumnos. El centro contará con laboratorios mejor situados y más espaciosos que permitan explotar al máximo la capacidad de los jóvenes.

Apuesta por la sostenibilidad

Uno de los aspectos que más destacan del nuevo campus es su apuesta por la sostenibilidad y responsabilidad medioambiental.

El equipo de arquitectos que ha llevado a cabo la obra ha apostado por diferentes mecanismos para hacer de esta nueva sede toda una referencia de la sostenibilidad. La construcción ha recibido el nivel de excelencia del certificado de sostenibilidad BREEAM, reconocimiento que confirma la responsabilidad de LCI Barcelona con los retos ambientales.

El campus contará con una fachada de aluminio en seco, un material 100% reciclable y con un ciclo de vida que permite su reutilización. La propia estructura del edificio, metálica, es recuperable y reciclable al 100%. También contará con una cubierta ajardinada facilitando el aislamiento térmico, así como con una fachada pensada para reducir la incidencia solar y para maximizar la luz mediante el buen uso y distribución de los espacios.

Otra de las características es el uso de energía fotovoltaica, así como por la recuperación de las aguas grises del edificio. El agua de lluvia será recogida para el posterior riego y mantenimiento de las zonas ajardinadas.

La escuela reconoce que, con el nuevo campus quiere ser toda una referencia en Europa y en el mundo. A pesar del “gran riesgo” que supuso la compra del terreno cuando apenas había construcción en la zona, el CEO de LCI Education, Claude Marchand, asegura que ha sido todo un éxito. “Creemos que los campus urbanos en ciudades dinámicas y creativas son el mejor entorno para los alumnos”, subraya.

El hecho de tener espacios y tecnología mejorada, valora Marchand, permitirá una evolución constante y atraerá a estudiantes y profesionales de todo el mundo.  

Para impulsar la llegada de nuevos talentos y coincidiendo con la inminente inauguración del centro, LCI Barcelona lanza varias ayudas económicas para nuevos estudiantes que se matriculen hasta el 29 de febrero. Un total de 60 ayudas repartidas en los grados en inglés (20), grados en español (20) y másteres (20), que irán desde el pago del 20% del coste en el caso del grado en inglés, hasta una aportación de 1.000 euros en los otros dos casos.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -