31 enero 2023
spot_img
31 enero 2023
spot_img

El papel de las mujeres en El Prado

El museo crea un nuevo recorrido en su colección para dar a conocer el papel de la mujeres como promotoras y benefactoras de las artes

El Museo del Prado, uno de los centros de arte más importantes del mundo, ha presentado un nuevo recorrido en su colección permanente: El Prado en femenino  pone en valor la figura de las mujeres como promotoras de la pintura. Reinas, aristócratas y otras mujeres pudientes que usaron su influencia y su fortuna para promover el arte.

El recorrido pasa por 32 obras de diferentes salas y estilos que fueron pintadas entre 1451 y 1633. Todos los cuadros tienen algo en común: fueron impulsados por mujeres, ya fuera porque ellas encargaron las obras o porque patrocinaron a los artistas que los pintaron.

Los responsables del itinerario destacan que, sin estas mujeres, El Prado carecería de algunas de sus obras más icónicas, como El Descendimiento de la cruz (1435?) de Van der Weyden, Carlos V en la batalla de Mühlberg (1548) de Tiziano o las tablas de Adán y Eva (1507) de Durero.

Uno de los casos más relevantes es el de Isabel Clara Eugenia de Austria (1566-1633), hija del rey Felipe II de España, que fue reina de los Países Bajos entre 1598 y 1621, y gobernadora del mismo territorio desde 1621 hasta su muerte. Gracias a ello, la pintura flamenca ocupa un lugar destacado en la colección. 

En las paredes del museo se encuentran decenas de obras surgidas del patronazgo de Isabel Clara Eugenia, entre las que destacan varios cuadros de Rubens. De hecho, El Prado es el museo del mundo con más obras de este pintor flamenco.

También María de Hungría (1505-1558), que fue reina de Hungría y Bohemia, dejó un importante legado para el museo. María era hija de Felipe I y hermana del rey Carlos I de España (Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico), una persona muy inteligente que supo utilizar su influencia política para afianzar su poder a través del arte.

El proyecto ha sido supervisado por Noelia García Pérez, profesora titular de Historia del Arte de la Universidad de Murcia, y cuenta con la colaboración del Ministerio de Igualdad. Podrá visitarse hasta el 9 de abril y el año que viene continuará con un nuevo itinerario con obras de los siglos XVII y XVIII.

Mujeres en las salas del museo

Los responsables del museo han llevado a cabo otras acciones para dar mayor visibilidad a estas mujeres y reconocer su contribución a la colección pictórica. Por un lado, han sacado a la luz algunas obras que hasta ahora permanecían ocultas en los almacenes, como el retrato de Isabel Clara Eugenia pintado por Rubens; el de Isabel de Valois, pintado por Pantoja de la Cruz, o el de Ana de Austria, de Bartolomé González.

Por otro lado, se ha revisado el texto de las cartelas para adecuarlo a los tiempos actuales, de forma que las protagonistas de los cuadros dejan de ser descritas como “esposa de” y pasan a ser reconocidas por sus propios méritos en el ámbito político o cultural. 

Las mujeres benefactoras podían dedicarse al mecenazgo gracias a su posición social y a la fortuna de sus familias (aunque su protagonismo no estaba bien visto). En cambio, las mujeres artistas lo tenían mucho más difícil para dedicarse a la pintura, mucho menos para que sus obras fueran adquiridas.

Entre las más de 1.000 obras que se exponen en El Prado, solo hay 10 pinturas de mujeres artistas. Las más reconocidas son Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, dos pintoras renacentistas italianas que consiguieron destacar entre sus colegas hombres.

Un referente de la pintura 

El Prado fue fundado en 1819 como Real Museo de Pintura y Escultura. Su principal impulsora fue la reina María Isabel de Braganza, segunda esposa de Fernando VII, que murió un año antes de la inauguración del museo.

El objetivo de la nueva institución era albergar todas las obras que formaban parte de la colección real, creada a lo largo de los siglos por los diferentes monarcas de la Corona Española. En ese sentido, en las salas del museo se encuentran piezas que van desde el arte románico del siglo XI pasando por el Renacimiento, el Barroco, el romanticismo o el impresionismo del siglo XX.

Con el tiempo, el fondo del museo se fue ampliando con nuevas adquisiciones y donaciones. En la actualidad, El Prado es un referente de la pintura europea y su colección compite con la de otros museos europeos como el Louvre de París, la National Gallery de Londres o los Museos Vaticanos de Roma.

La colección permanente incluye más de 2.000 obras de arte, además de dibujos, esculturas, medallas y monedas. En sus paredes cuelgan cuadros de pintores universales como Velázquez, El Greco, Tiziano, Rubens, El Bosco o Goya. En 2021 recibió más de 1,1 millones de visitantes, lejos de las cifras anteriores a la pandemia (cuando se superaron los 3 millones de visitas) aunque un 50% más que el año anterior.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img