5 marzo 2024
spot_img
5 marzo 2024

Elon Musk se suma a la teoría de la conspiración del gran reemplazo: los inmigrantes no sustituyen a los europeos

Por Serena Iordache 

Permitir la entrada masiva de inmigrantes irregulares para conseguir votos. Esta es la acusación que lanza Elon Musk, propietario de X, a Joe Biden tras conocerse que, en caso de salir reelegido, legalizará a “aproximadamente 11 millones de inmigrantes ilegales”, tal y como recoge la agencia de noticias estadounidense Associated Press

“Invasión migratoria”, “migración masiva” y “ola migratoria” son otras expresiones muy utilizadas que van en la misma línea del discurso de Musk: alentar la teoría del gran reemplazo. Esta conspiración no es nueva y acaba generando temor en la sociedad. “La idea de la invasión crea un estado mental de alarma y, por lo tanto, la sensación de que se está ante una amenaza”, detalla a Verificat Antía Pérez, doctora en Sociología y coautora del libro Invasión migratoria y envejecimiento demográfico; dos mitos contemporáneos

Esta retórica se difunde muy rápidamente en las redes y hace creer que “las cifras de inmigrantes que llegan al país son excesivas y que es el resultado de un estado de cobardía a la hora de ejercer un control sobre los movimientos migratorios”, apunta.

El aumento de extranjeros no justifica la conspiración

En España, menos de un 16% de la población ha nacido en el extranjero, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2022, englobando también a ciudadanos europeos. Catalunya es donde residen más extranjeros en cifras absolutas —más de 1.200.000— lo que supone un 16,3% de la población. Aunque en términos relativos las Islas Baleares tienen un mayor porcentaje: 18,84%.

Pese a estos números, “no se puede hablar de invasión, ni tampoco de sustitución de población”, según asegura Pérez. El demógrafo y subdirector del Centro de Estudios Demográficos de Catalunya, Andreu Domingo, coincide: “No es real creer que existe una amenaza”.

Por qué no va a haber un gran reemplazo

Uno de los argumentos en los que se basa esta teoría es que la tasa de fecundidad de los inmigrantes es más alta que la de los autóctonos. Esto es cierto: en 2022 en España había 42 nacimientos por cada 1.000 mujeres de origen extranjero y 29 por cada 1.000 mujeres de nacionalidad española, según las cifras del INE. Esta diferencia no pasa solo en España, sino que es una realidad también en el resto de países occidentales. 

Tal y como explica Andreu Domingo, creer que el crecimiento del país depende solo de los autóctonos no es correcto. Por un lado, porque las nacionalidades con el tiempo se mezclan y deja de tener sentido mirar la tasa de fecundidad por origen. Por otro, porque “los inmigrantes y sus descendientes tienden a moldear las tendencias demográficas, sociales y culturales a las sociedades europeas”, según también apunta un estudio académico publicado en la revista Population and Development Review. Es decir, si la tasa de fecundidad de los autóctonos es baja, la de los migrantes también tenderá a serlo con el tiempo. 

“Aspirar al crecimiento de hace un siglo es irreal”

A pesar de que la población mundial ha pasado de 2.600 millones a 8.000 millones entre 1950 y 2022, en occidente la tendencia es inversa, es decir, la tasa de fecundidad está por debajo de la necesaria para garantizar el reemplazo de la población a largo plazo, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Esto es lo que en demografía se conoce como la etapa final de la transición demográfica, cuando se reduce la tasa de natalidad de las sociedades y aumenta la esperanza de vida. Un fenómeno que ocurre cuando los países llegan a cierto grado de desarrollo social y económico. Entonces, la forma de mantener el crecimiento demográfico es a través de la llegada de inmigrantes, ya que “aspirar al crecimiento de hace un siglo es irreal y tampoco es deseable”, concluye Domingo.

Sin embargo, los seguidores de la teoría del gran reemplazo consideran que este aumento de la población migrante es un “problema” demográfico —sobre todo en el caso de los creyentes en el islam— “en la medida en que los musulmanes [y sus descendientes] no son considerados ni contados como europeos”, según detalla un artículo publicado en el The British Journal of Sociology.

El Fake de la Semana es un proyecto conjunto de Junior Report y Verificat

Si tu centro educativo está interesado en trabajar la desinformación en el aula, rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -