4 diciembre 2022
spot_img
4 diciembre 2022
spot_img

España cambia de opinión sobre el Sáhara Occidental

El gobierno español apoya el plan de autonomía de Marruecos frente al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui

El gobierno de España ha anunciado un cambio de posición sobre el conflicto en el Sáhara Occidental, un territorio situado al sur de Marruecos, en la costa occidental de África. El pueblo saharaui reclama su independencia desde hace décadas y, hasta ahora, España se había mantenido al margen de la disputa defendiendo un referéndum de autodeterminación siempre que fuera acordado por las dos partes.

No obstante, la semana pasada el presidente de España, Pedro Sánchez, envió una carta al rey de Marruecos, Mohamed VI, en la que reconoce el plan de autonomía del gobierno marroquí para el territorio saharaui. Este plan fue creado en 2007 como una alternativa a las aspiraciones independentistas de los saharauis: el objetivo es dar más autonomía a este territorio, pero manteniéndolo como parte de Marruecos.

El texto reconoce el Sáhara Occidental como una “región autónoma” con competencias propias en el ámbito administrativo y jurídico, además de poder intervenir en materia económica, cultural, social o de infraestructuras. Sin embargo, según este mismo plan, Marruecos seguiría teniendo control absoluto sobre temas como el ejército, la política exterior, la bandera o la religión.

Es la primera vez que el gobierno español muestra un apoyo explícito a los intereses de Marruecos sobre este territorio. De esta forma, se posiciona al lado de otros países como Estados Unidos, que en 2020 reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental (y, de esta forma, ganó un país aliado en el norte de África).

No obstante, la decisión del gobierno español también ha generado muchas críticas. Por un lado, los socios de coalición en el gobierno consideran que debe respetarse el derecho a la autodeterminación de los saharauis. Por el otro, los partidos de la oposición han denunciado que una cuestión tan importante debería haberse debatido en el congreso.

Por su parte, el Frente Polisario, el movimiento político que representa los intereses del pueblo saharaui, denuncia que España ha cedido a los intereses económicos y al chantaje de Marruecos. Las organizaciones humanitarias denuncian también la discriminación y la represión de las autoridades marroquíes contra los ciudadanos de origen saharaui.

El conflicto del Sáhara está activo desde hace casi medio siglo y ha llegado a debatirse en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En 1991, la ONU reconoció el derecho del pueblo saharaui a realizar un referéndum para decidir sobre su autodeterminación, pero Marruecos siempre se ha negado a ello. Y ahora va sumando apoyos a su política.

¿Por qué el gobierno español ha cambiado de opinión?

El cambio de posición del gobierno español responde a varios factores, que incluyen intereses económicos y políticos. Por su proximidad, España y Marruecos mantienen importantes acuerdos comerciales y de colaboración en diferentes ámbitos, pero también han tenido sus diferencias.

En abril de 2021, el secretario general del Frente Polisario, Brahim Gali, fue hospitalizado en una clínica de Logroño, en el norte de España. La entrada de Gali en territorio español intentó mantenerse en secreto para no crear un conflicto diplomático con Marruecos, pero al final la presencia del líder saharaui en España acabó revelándose.

España alegó “causas humanitarias” porque Gali estaba muy enfermo de covid y necesitaba tratamiento urgente que en el Sáhara Occidental no podía recibir. Aun así, Marruecos acusó al gobierno español de dar apoyo al Frente Polisario. Como represalia, las autoridades marroquíes dejaron pasar a miles de personas por el paso fronterizo de Ceuta, que separa a España de Marruecos, lo que derivó en una grave crisis migratoria.

Con el apoyo al plan de autonomía marroquí sobre el Sáhara, España espera recuperar las relaciones con Marruecos. De este modo, las autoridades marroquíes volverán a cooperar en la vigilancia de los pasos fronterizos y podrá reducirse la inmigración irregular.

Pero también hay consecuencias negativas: Argelia, que durante años se ha enfrentado a Marruecos y ha apoyado al Frente Polisario, ha criticado duramente el acercamiento entre el gobierno español y marroquí. Este país norteafricano es el principal proveedor de gas a España y podría optar por reducir el suministro como protesta, lo que se sumaría a los efectos de la crisis del gas en Europa y las consecuencias de la guerra en Ucrania.

La lucha del pueblo saharaui por la autodeterminación

El Sáhara Occidental fue una colonia de España hasta 1975, cuando el ejército y las autoridades españolas empezaron a retirarse y dejaron este territorio a su suerte. El Frente Polisario declaró el año siguiente la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que obtuvo el reconocimiento de una parte de la comunidad internacional: a día de hoy, 46 países reconocen la RASD, la mayoría de ellos en África.

Aunque las Naciones Unidas han defendido su derecho a independizarse, el Sáhara Occidental es la única colonia africana que no ha tenido derecho a la autodeterminación. Desde 1965, es uno de los Territorios No Autónomos reconocidos por la ONU, que son “territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio”.

El gobierno de Marruecos aprovechó el vacío de poder para ocupar el Sáhara Occidental, aunque topó con la oposición del pueblo saharaui. El Frente Polisario, con el apoyo y el suministro de armas de Argelia, mantuvo varios enfrentamientos armados contra el ejército marroquí.

En 1991 se declaró un alto el fuego entre Marruecos, Argelia y el Frente Polisario que duró casi 30 años. No obstante, Marruecos rompió la paz en noviembre de 2020 con una operación militar en territorio saharaui para abrir una ruta hacia Mauritania. Desde entonces, el conflicto no ha dejado de crecer.

En la actualidad, hay una parte del Sáhara Occidental que se mantiene fuera de la ocupación marroquí: los llamados Territorios Liberados o Zona Libre. Allí viven cerca de 30.000 saharauis en medio del desierto, en condiciones muy precarias. Más de 170.000 saharauis viven en campos de refugiados en la provincia argelina de Tinduf.

Por último, los saharauis en zonas del Sáhara Occidental que están bajo la ocupación de Marruecos viven como ciudadanos de segunda, señalados por las autoridades y con menos derechos que el resto de la población marroquí.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!


[ppwp] Empty content, invalid attributes or values Empty content, invalid attributes or values

¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img