13 junio 2024
spot_img
13 junio 2024

Estado de emergencia por la polio en Nueva York

Las autoridades de Nueva York han detectado rastros del virus en diferentes ciudades del estado

El gobierno del estado de Nueva York (Estados Unidos) ha decretado el estado de emergencia sanitaria después de encontrar múltiples rastros del virus de la poliomielitis en las aguas residuales de diferentes ciudades.

La poliomielitis o polio es una enfermedad infecciosa. Se contagia por contacto con las mucosas (mocos, saliva) o las heces de una persona infectada. De ahí que los controles epidémicos se hayan hecho analizando muestras del alcantarillado.

Los síntomas de esta enfermedad son similares a un resfriado: fiebre, dolor de cabeza, cansancio, vómitos. No obstante, en los casos más graves puede paralizar el cuerpo o incluso provocar la muerte.

La polio no tiene una cura, pero sí que existe una vacuna para prevenir el contagio. En casi todo el mundo, esta enfermedad está erradicada desde hace años porque prácticamente todos los bebés se vacunan al nacer. En Estados Unidos, por ejemplo, el 93% de los bebés están vacunados.

Sin embargo, en el estado de Nueva York, la tasa de vacunación se ha reducido hasta el 79%. Por eso, las autoridades han pedido a la población no vacunada que acuda al centro de salud más cercano para vacunarse y frenar una posible epidemia

El virus afecta sobre todo a los menores de cinco años, pero cualquier persona sin vacunar puede contraer la enfermedad. La alerta por un posible brote de polio en Nueva York saltó en julio, cuando un hombre que no estaba vacunado dio positivo en los análisis y, al cabo de unos días, quedó paralizado de piernas.

Se trata del tercer estado de alarma por motivos sanitarios en Nueva York, después de la pandemia de covid y de la viruela del mono, que puso en alerta a los gobiernos de varios continentes y a la misma Organización Mundial de la Salud (OMS).

Historia de la poliomielitis

La polio es una enfermedad muy antigua. Se cree que existe desde hace miles de años: algunas inscripciones del Antiguo Egipto (1.400 a.C.) muestran a personas con los síntomas propios de la poliomielitis, como las piernas atrofiadas.

No obstante, tuvieron que pasar muchos siglos hasta que la enfermedad fue identificada. En 1840, el médico y ortopeda Jakob Heine (1800-1879) realizó el primer estudio médico sobre la polio y describió sus síntomas. Unas décadas más tarde, la doctora estadounidense Mary Putnam (1842-1906) se especializó en esta enfermedad y en la causa de la parálisis (el virus destruye las células nerviosas que controlan los músculos).

Las epidemias de polio se sucedieron por todo el mundo durante los siglos XIX y XX. En aquella época, mucha gente evitaba los lugares públicos y las multitudes por miedo a contagiarse. En Estados Unidos, se producían más de 15.000 casos de poliomielitis paralizante cada año, lo que suponía un grave problema de salud pública, especialmente entre la población infantil.

Franklin D. Roosevelt, presidente de Estados Unidos entre 1933 y 1945, también tuvo poliomielitis y quedó incapacitado (al final de su vida iba en silla de ruedas). Su testimonio sirvió para recaudar fondos y promover la investigación sobre la enfermedad

Así, en la década de 1950, el epidemiólogo Jonas E. Salk (1914-1995) desarrolló una vacuna que empezó a utilizarse en 1955 y redujo drásticamente los contagios en Estados Unidos. Más tarde, la aparición de nuevas vacunas más efectivas permitió erradicar la polio en toda América en la década de 1990; en Europa fue en 2002, en el Sureste Asiático en 2014 y, en África, se declaró erradicada en 2020.

Erradicar la polio en el mundo: ¿una realidad?

La polio está causada por un virus muy infeccioso que afecta el sistema nervioso y puede causar parálisis en cuestión de horas. En 1 de cada 200 casos, la parálisis afecta a las piernas de forma irreversible; mientras que el 5-10% de estos casos fallecen porque la parálisis afecta a los músculos respiratorios. 

En 1988, la Organización Mundial de la Salud lideró una iniciativa para erradicar la polio en todo el mundo. Se recaudaron fondos públicos y privados para hacer llegar vacunas a todos los rincones del planeta, especialmente en los países con menos recursos

Desde entonces, el número de casos detectados ha pasado de 350.000 en 1988 a únicamente 6 casos notificados en 2021. Aun así, la OMS alerta de que un solo niño infectado puede suponer la rápida infección de otros niños y, por tanto, la reaparición de la enfermedad en varios países.

A pesar de los grandes avances para erradicar la polio, todavía hay casos de transmisión endémica en países como Afganistán, donde el régimen de los talibanes ha supuesto un retroceso para los derechos de la población, o Pakistán, afectado por los desastres naturales 

Ante la reaparición de casos de polio en varios países, la OMS ha puesto en marcha una nueva iniciativa de vacunación para el período 2022-2026. El objetivo es erradicar la enfermedad de forma definitiva, como ya pasó con la viruela en la década de 1970.

No obstante, hay muchos obstáculos pendientes. Por un lado, las crisis sociales y conflictos armados en algunos países, que limitan los servicios médicos básicos y ponen en peligro la salud de la ciudadanía; por el otro, la aparición de casos en lugares como Nueva York, que ponen en evidencia los fallos sanitarios en los países desarrollados.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -