15 julio 2024
spot_img
15 julio 2024

Fin de la emergencia pública global por la covid

La reducción de casos graves y fallecimientos a nivel mundial por coronavirus han llevado a la organización a decretar el final de la emergencia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que la emergencia internacional por la pandemia de la covid-19 ha terminado. El anuncio se produce más de tres años después de que la organización declarara la enfermedad del coronavirus como "emergencia sanitaria global", el nivel de alerta más alto de la OMS.

La decisión ha sido anunciada por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, después de que el comité de emergencia del organismo se reuniera la semana pasada para analizar la actual situación de la pandemia. El comité dictaminó que los casos graves y fallecimientos a nivel global por covid-19 han disminuido considerablemente, entre otras razones, por la inmunidad conseguida gracias a las vacunas

El fin de la emergencia pública global representa el fin simbólico de una pandemia que ha sido devastadora desde el punto de vista sanitario: en más de tres años, la enfermedad del SARS-CoV-2 ha contagiado al menos a 765 millones de personas y ha causado la muerte de unos 20 millones en todo el mundo.

La pandemia también provocó una grave crisis económica. ​​Los primeros confinamientos y las restricciones de movilidad afectaron directamente a la economía, que en gran parte quedó paralizada. Según el Banco Mundial, la pobreza mundial y las desigualdades aumentaron considerablemente en estos primeros momentos de la emergencia sanitaria. 

Además, esta situación fue especialmente complicada para los colectivos más vulnerables.  Según el Informe 2020/21 de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, la pandemia afectó especialmente a mujeres, minorías étnicas y gente mayor.

El papel de las vacunas

Dictaminar el fin de la emergencia pública global por la covid-19 no habría sido posible sin la labor de las vacunas. Las vacunas cambiaron por completo la evolución de la pandemia: redujeron la capacidad de contagio de la covid-19 y, como consecuencia, el número de casos infectados cayó en todo el mundo. 

A mediados de marzo, el cómputo mundial de dosis administradas superaba los 13.300 millones de inyecciones administradas, según los últimos datos de la OMS. En total, más de 5.500 millones de personas (el 71,3% de la población mundial) ya están vacunadas con al menos una dosis.

Pese al alto número de vacunas administradas, las diferencias entre las distintas regiones del mundo siguen siendo una problemática. Mientras que en Europa la población inmunizada asciende al 70%, en África solo el 35% de personas han recibido al menos una dosis

Cuando una persona recibe una vacuna contra una enfermedad, queda protegida. Esta protección ayuda a conseguir la inmunidad colectiva o de rebaño, un fenómeno que se produce cuando gran parte de una comunidad se hace inmune a una enfermedad, frenando su propagación. Por eso es importante que la mayor parte de la población mundial tenga posibilidad de acceder a las vacunas.

A día de hoy muchas personas siguen cuestionando el uso de las vacunas contra la covid-19 y algunos se han negado a vacunarse. El colectivo antivacunas defiende varios argumentos para no recibir la dosis, como los posibles efectos secundarios. Sin embargo, los datos han demostrado la efectividad de las vacunas para frenar la transmisión del virus.

Fin de la emergencia, pero la covid continúa

Aunque la agencia de la ONU para la salud ha anunciado que el SARS-CoV-2 ya no es una emergencia pública internacional, esto no significa que la covid-19 haya dejado de ser una amenaza. En su discurso, el director general de la OMS ha recordado que el coronavirus sigue siendo una enfermedad que está presente en la sociedad.

Es cierto que los casos afectados y los fallecimientos se han reducido: en la última semana de abril, la OMS confirmó 630.000 positivos en el mundo y 3.500 muertes, datos muy inferiores a los de enero, cuando se alcanzaron los 1,3 millones de infectados y 14.000 fallecidos. 

Sin embargo, el virus sigue presente y miles de personas siguen luchando a día de hoy contra la enfermedad. La OMS ha confirmado que el coronavirus tiene potencial de mutar a variantes más peligrosas y alerta de que al menos un 30% de la población mundial todavía no ha recibido ninguna vacuna, especialmente en países en vías de desarrollo.
El organismo internacional recomienda a los países del mundo que no pueden bajar la guardia ni acabar con los sistemas que han construido para controlar al virus. De esta manera, los países deberán seguir apoyando la investigación para mejorar las vacunas y notificar a la OMS de los datos sobre contagios.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -