19 abril 2024
spot_img
19 abril 2024

Grecia aprueba el matrimonio igualitario

El país heleno se convierte en el número 20 de Europa y el primer cristiano ortodoxo en permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo

El Parlamento de Grecia ha aprobado el matrimonio igualitario y se convierte así en el primer país cristiano ortodoxo en legalizar las uniones entre personas del mismo sexo. Centenares de personas se han concentrado en las calles de Atenas para celebrar lo que consideran una victoria del colectivo LGTBIQ+.

La medida llega después de décadas de lucha del colectivo en un país socialmente conservador. La Iglesia ortodoxa desempeña un papel significativo en la sociedad y la cultura griega. Tanto es así que su influencia ha contribuido a mantener actitudes conservadoras durante años, incluidas las referentes al matrimonio igualitario.

La Iglesia ha mostrado su oposición a la medida impulsada por el gobierno conservador de Kyriákos Mitsotákis. Aún así, la ley ha salido adelante con 176 votos a favor, 76 en contra y dos abstenciones. A partir de ahora las parejas de gays y lesbianas tendrán los mismos derechos que los matrimonios heterosexuales. Por ejemplo, podrán adoptar a un menor juntos.

Las parejas homosexuales en Grecia tienen derecho a contraer uniones civiles (que no matrimonio) desde 2015 gracias a una ley que fue presentada por el entonces primer ministro, Alexis Tsipras. Esta unión no permitía la adopción, ni otorgaba los mismos derechos, beneficios y protecciones que ofrece el Estado a los matrimonios.

Con la nueva ley, Grecia se convierte en el país número 20 de Europa en aprobar el matrimonio igualitario. El primero que lo legalizó fue Países Bajos, que aprobó la ley en 2001. Otros países pioneros fueron Bélgica, que lo aprobó en 2003, y España, que lo hizo en 2005. 

La influencia de la Iglesia ortodoxa 

La Iglesia ortodoxa es, junto con la Iglesia católica y las variaciones protestantes, una de las ramas principales del cristianismo. Esta religión monoteísta está basada en las enseñanzas de Jesucristo y es la más grande del mundo: tiene alrededor de 2 mil millones de seguidores

La Iglesia ortodoxa se originó hace más de 2000 años y se llama “ortodoxa” porque sigue las enseñanzas y tradiciones más antiguas del cristianismo. A su vez, está constituida por varias Iglesias autocéfalas, es decir, que tienen autonomía en sus asuntos internos y están dirigidas por un arzobispo o patriarca.

Una de ellas es la Iglesia ortodoxa griega, que ha desempeñado un papel fundamental en Grecia durante siglos, conformando la identidad nacional griega y preservando la tradición. A día de hoy se sigue considerando la religión oficial de la región. 

Lo mismo ocurre en otros países como Rusia, Rumanía, Serbia y Bulgaria, donde la Iglesia ortodoxa también tiene una gran influencia en la vida de los ciudadanos. Esta a menudo adopta posturas conservadoras en asuntos sociales y éticos, incluidos temas como el matrimonio, el aborto y la moral sexual. 

Debido a su poder en estos países, la Iglesia ortodoxa puede no solo influir en la opinión pública, sino también moldear la agenda política y ejercer presión sobre los líderes gubernamentales para que adopten políticas que reflejen sus posturas conservadoras. 

LGTBIQ+ en el mundo

El matrimonio igualitario se refiere al derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio legalmente y a recibir los mismos derechos y beneficios que las parejas heterosexuales. Esta ha sido una lucha del colectivo LGTBIQ+ desde hace décadas.

A lo largo de los años, ha habido avances significativos en su legalización en diferentes partes del mundo. Países como Canadá, Sudáfrica, Argentina, España, Islandia, Taiwán Estados Unidos y Portugal, entre otros muchos, reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo a nivel nacional.

Estos avances representan un paso importante hacia la igualdad para las personas LGBTIQ+ y han sido celebrados como victorias en la lucha por los derechos humanos. Sin embargo, la homofobia y la discriminación contra las personas que pertecen al colectivo todavía son una realidad en muchas otras partes.

En cientos de países, la comunidad LGTBIQ+ sigue sufriendo violencia física, discriminiación laboral, exclusión social y negación de derechos básicos. En algunos lugares, la homosexualidad incluso es criminalizada y castigada con penas severas. 

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -