22 febrero 2024
spot_img
22 febrero 2024

Holanda prohibirá el uso del teléfono móvil en las aulas

El gobierno considera que estos aparatos electrónicos suponen un impedimento para la concentración del alumnado en clase

Los teléfonos móviles desaparecerán de las clases de secundaria en Países Bajos. Así lo ha informado el gobierno holandés, que considera que estos aparatos electrónicos suponen un obstáculo para el aprendizaje del alumnado. La prohibición entrará en vigor a principios de 2024 y también afectará a los relojes inteligentes y las tabletas

El ministro de Educación, Robbert Dijkgraaf, informó que la medida ha sido tomada en un acuerdo entre su Ministerio, las escuelas y las familias. Tras varios encuentros, han llegado a la conclusión de que esta prohibición podrá paliar el efecto nocivo de los dispositivos en la concentración de los estudiantes. 

En principio, la medida incluiría algunas excepciones para ciertos alumnos y alumnas, como aquellos que tengan necesidades médicas o alguna discapacidad. Asimismo, estos aparatos también podrán usarse en clases que se enfocan en desarrollar habilidades tecnológicas, como las clases de informática.

Cada instituto holandés podrá decidir cómo aplicar la regulación: por ejemplo, prohibiendo el móvil no solo dentro de las aulas, sino también en el resto de instalaciones de los centros educativos, como el patio del recreo. Aunque de momento esto solo se aplicará en los centros de secundaria, las escuelas de primaria también se plantean adherirse a la medida. 

Holanda no es el único territorio europeo que ha planteado regularizar la utilización de los teléfonos dentro de las escuelas en los últimos años. Países como Francia, Italia y Portugal, y algunas zonas de Alemania y España, ya contemplan esta prohibición. 

Usar el móvil en clase

Los adolescentes viven permanentemente conectados y esta conexión se produce cada vez más temprano. La edad media a la que se accede por primera vez a un teléfono móvil es de 10,96 años, según el informe Impacto de la tecnología en la adolescencia. Relaciones, riesgos y oportunidades de Unicef.

En este contexto, el móvil se ha convertido rápidamente en una herramienta de uso cotidiano para la mayoría de jóvenes: según el informe, el 90,8% de los adolescentes utilizan el móvil a diario, mientras que el 59,1% confiesa que cada día lleva este dispositivo al instituto

Diversos organismos internacionales se han pronunciado en los últimos años sobre los peligros de utilizar estos dispositivos en el aula. El último ha sido la Unesco, que en su último informe educativo a nivel mundial destaca que el uso de tecnología en clase por parte del alumnado puede provocar distracciones y, por consiguiente, entorpecer el aprendizaje.

El organismo señala que los dispositivos electrónicos inteligentes pueden mejorar ciertas formas de aprendizaje en contextos concretos. Pensemos en la pandemia, cuando las escuelas se vieron obligadas a cerrar y millones de estudiantes tuvieron que utilizar la tecnología desde sus casas para poder asistir virtualmente a sus clases. 

Sin embargo, el informe añade que estos beneficios en el aprendizaje desaparecen si la tecnología se utiliza en exceso o en ausencia de un docente calificado. El uso inapropiado de estos dispositivos puede provocar problemas en la concentración así como aumentar los casos de ciberacoso, entre otros.

La importancia de la alfabetización

Hace años, la información estaba ubicada en grandes enciclopedias y diccionarios. Sin embargo, en la actualidad, las fuentes de información se han diversificado y, a través de Internet, es posible acceder a un gran volumen de información

En este contexto, los dispositivos como tabletas o móviles se han convertido en herramientas que pueden ayudar a los estudiantes a realizar sus tareas y seguir aprendiendo, tanto dentro como fuera del aula. 

Pero las nuevas tecnologías no solo permiten esta búsqueda, sino que también permiten aprender de forma diferente. Por ejemplo, en los últimos años se han desarrollado multitud de aplicaciones educativas diseñadas para ayudar al alumnado a practicar ciertas habilidades, como matemáticas, idiomas o programación.

Este tipo de beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías en el ámbito educativo no pueden entenderse sin la alfabetización. Los alumnos y alumnas deben ser capaces de analizar y evaluar la información que encuentran en Internet, identificando fuentes fiables y verificando que no están accediendo a contenido engañoso.

En un mundo cada vez más digitalizado, la alfabetización es una habilidad esencial no solo en el aula, sino también en la vida cotidiana de los jóvenes. Estos necesitan estar cómodos y sentirse seguros utilizando dispositivos móviles en su día a día. 

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -