29 febrero 2024
spot_img
29 febrero 2024

Huelga de agricultores en Francia

Sindicatos y asociaciones agrícolas del país se movilizan para mostrar su descontento y protestar contra las condiciones a las que se enfrenta el sector 

Las movilizaciones de agricultores se han extendido en las últimas semanas en toda Francia. Esta semana, miles de trabajadores del sector tomaron sus tractores y se dirigieron hacia París, con el objetivo de bloquear el paso al tráfico por la carretera e impedir el acceso a la capital. 

Con estas protestas, los trabajadores tratan de mostrar su descontento por una variedad de medidas que afectan al sector. Algunas tienen carácter nacional, es decir, afectan únicamente a los agricultores franceses. En este sentido, se quejan de que el sector agrícola francés está demasiado regulado y perjudicado por una excesiva burocracia.

Sin embargo, otras preocupaciones son de carácter más amplio y afectan a los agricultores de toda la Unión Europea. El creciente coste del diésel agrícola necesario para utilizar su maquinaria, el pago tardío de los subsidios de la UE y la subida de los precios de los fertilizantes son algunas de las quejas principales. 

Los agricultores franceses también protestan contra las importaciones de alimentos de países donde los productores agrícolas se enfrentan a costes más bajos y menos restricciones, a los que acusan de competencia desleal. Y cargan, sobre todo, contra las medidas introducidas por la UE para renovar la Política Agraria Común (PAC).

El primer ministro Gabriel Attal se reunió con los trabajadores a finales de la semana pasada para atender a sus demandas. Attal anunció medidas de emergencia para calmar las protestas: se comprometió a poner fin al aumento del impuesto sobre el diésel agrícola, a sancionar a varias empresas que no respetan las leyes de precios y a negociar con la UE algunas de las medidas de la PAC. 

Sin embargo, los agricultores franceses no han puesto fin a las movilizaciones. Estas forman parte de una protesta pasiva del sector, que se desarrolla en distintos puntos de Europa desde hace varios años. 

Agricultura en la UE

El descontento de los agricultores europeos está relacionado con las medidas introducidas por la UE para renovar su Política Agrícola Común (PAC). Esta política europea está diseñada para apoyar y regular la agricultura en los países miembros y tiene cuatro objetivos principales: garantizar la seguridad alimentaria, apoyar a los agricultores a través de ayudas, asegurar la viabilidad económica del sector y fomentar la sostenibilidad.

En los últimos años, la UE ha incorporado reformas para adaptar la PAC a las necesidades actuales. La última de ellas incluye la obligación de dedicar al menos el 4% de la tierra cultivable en barbecho, una de las medidas más criticadas por los agricultores europeos.

Esta medida implica dejar una parte de la tierra sin cultivar con el objetivo de que el suelo se recupere y se regenere. Esto contribuye a prevenir la erosión del suelo y mantener su fertilidad a largo plazo. También a proteger la biodiversidad, pues los campos en barbecho pueden servir como refugio para plantas silvestres, insectos y aves.

Otra de las nuevas medidas implica la reducción del uso de fertilizantes al menos un 20%. Con ambas medidas lo que pretende la PAC es proteger el medioambiente y contribuir a la mitigación del cambio climático. Sin embargo, los agricultores defienden que esta política ambiental es una amenaza para ellos.

Dejar una parte de la tierra sin cultivar puede disminuir su producción total y, por lo tanto, reducir sus ingresos. En un mercado agrícola competitivo, los agricultores que deben dejar tierras en barbecho podrían enfrentarse a una mayor competencia de aquellos que no tienen restricciones similares.

El debate está en encontrar un equilibrio entre proteger al medioambiente y proteger la economía del sector agrícola. 

Consecuencias de una guerra

Las protestas de los agricultores en la Unión Europea comenzaron en 2019, cuando los trabajadores del sector agrícola de Países Bajos se movilizaron contra las medidas del Gobierno para reducir la producción ganadera a la mitad. 

Las movilizaciones aumentaron tras la guerra en Ucrania, debido a las consecuencias directas que el conflicto causó en el día a día de los agricultores. Las protestas se extendieron a otros países de la UE, como Hungría, Polonia, Rumanía y ahora Francia.

La invasión rusa a Ucrania en febrero de 2022 bloqueó las rutas comerciales en el mar Negro. Como muestra de apoyo a Kiev, la UE intervino levantando temporalmente las restricciones a las importaciones procedentes de Ucrania.

No obstante, este gesto de solidaridad y apoyo hacia Ucrania en un momento de crisis ha tenido repercusión directa en los agricultores europeos. Los sindicatos agrícolas de la región lo consideran competencia desleal y denuncian que ellos se enfrentan a mayores restricciones y tienen dificultades para competir en términos de precios.

 Trabaja la actualidad en el aula  

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -