5 marzo 2024
spot_img
5 marzo 2024

La desinformación sobre la covid-19 impacta de lleno en enfermedades casi erradicadas en Europa

Por Marc Masip (Verificat)

Esta semana se ha viralizado un artículo de la BBC que alertaba del ingreso de más de 50 niños con sarampión en un solo hospital de Birmingham en el período de un mes. La cifra es el máximo exponente de un brote de la enfermedad en la región de West Midlands, Reino Unido, con casi 200 casos confirmados a 15 de enero, la mayoría de ellos localizados en Birmingham, el principal núcleo urbano.

Los expertos apuntan a los bajos ratios de vacunación en la región como uno de los principales responsables de este repunte de casos, que también comienza a notarse en el conjunto del continente europeo. Allí donde las cifras de inmunización son menores, es donde el número de casos tiene mayor riesgo de subir, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS), que considera necesaria una tasa de vacunación del 95% para poder eliminar la enfermedad, una cifra a la que la media europea no llega (la inmunización con una dosis cayó del 96% en 2019 al 93% en 2022).

La pandemia de la Covid-19 tiene buena parte de culpa, tanto por el retraso vacunal que supuso a consecuencia de la emergencia sanitaria, como por las dudas que la desinformación asociada a ella ha dejado en las familias, tal y como avisó la OMS ya en julio de 2022.

Casi tres años de falsedades

Durante los meses que duró el mayor programa de vacunación de la historia, el de la covid-19, los fact-checkers verificamos decenas de afirmaciones falsas y engañosas que enaltecían los supuestos riesgos de los viales, dudaban de su necesidad, descontextualizaban cómo se habían desarrollado y mentían sobre sus ingredientes.

Esta campaña de desprestigio, que inicialmente se centró en las vacunas de la covid-19, y que ha tenido efectos tangibles en los ratios de vacunación de países como Estados Unidos, fue virando, con el paso del tiempo, hacia poner en duda la rigurosidad de la medicina en general.

En los últimos meses, han surgido corrientes de falsedades en redes que urgen, por ejemplo, a no ponerse crema de sol en verano porque supuestamente incrementa el riesgo de cáncer, o sustituir el tratamiento de estas enfermedades por una buena alimentación. Algunas de estas corrientes ponen en duda la seguridad y eficacia de vacunas establecidas, como la de la gripe, la triple vírica o la del sarampión.

Una crisis de confianza

En muchas ocasiones, el peligro de estas desinformaciones no es tanto que la ciudadanía crea los contenidos falsos per se, como que sufra una crisis de confianza hacia la medicina, las instituciones y el proceso de desarrollo y evaluación de los fármacos. Esta falta de confianza es la que, a su vez, dificulta que las familias tomen una decisión clave en la vida de los niños, como es la de vacunarlos o no.

Decidir en quién ponemos nuestra confianza es una pieza fundamental en nuestra toma de decisiones diaria. Por eso es esencial identificar si vale la pena prestar atención a un contenido antes de leerlo, evaluando la calidad de la fuente que nos está informando.

Este proceso de verificar el informante antes de leer el contenido supone una diferencia clave para defendernos de la desinformación, y es uno de los focos de Desfake el curso de alfabetización mediática e informacional de Verificat, que forma al alumnado en el consumo y la generación crítica de contenido.

El Fake de la Semana es un proyecto conjunto de Junior Report y Verificat

Si tu centro educativo está interesado en trabajar la desinformación en el aula, rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -