4 diciembre 2022
spot_img
4 diciembre 2022
spot_img

Los líderes mundiales se reúnen en el G20

La cumbre ha estado marcada por la reunión entre los presidentes de China y Estados Unidos, los dos países más poderosos del mundo

Estos días se celebra la 17ª Cumbre del G20 en Bali (Indonesia), un encuentro de las principales economías globales. Además de reunir a los 20 países y regiones miembro que forman parte de la organización, este evento suele incluir también a otros países invitados para aumentar su representación en el mundo.

El G20 fue creado en 1999 como una reunión entre ministros de economía y representantes de las instituciones financieras para debatir sobre cómo promover el desarrollo económico y el progreso. 

Los 20 países fundadores son: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea. Aunque no es miembro del G20, España es un invitado permanente dentro del grupo.

Con el tiempo, esta organización se ha convertido en uno de los principales encuentros mundiales de jefes de Estado y de gobierno, que debaten sobre otros temas de actualidad más allá de la economía, como los efectos del cambio climático o el desarrollo de la guerra en Ucrania.

Los países del G20 representan el 60% de la población mundial, el 80% del producto interior bruto o PIB (la cantidad de productos y servicios que genera un país) y el 75% de las transacciones comerciales a nivel global, según informa la organización en su página web.

En ese sentido, las decisiones que se toman en el G20 pueden tener repercusiones en la economía de otros países e incluso influir en sus políticas. Por eso los medios de comunicación están muy pendientes de esta cumbre. 

De la guerra de Ucrania a la crisis climática

El conflicto entre Ucrania y Rusia es uno de los temas que ha marcado la cumbre. Como país anfitrión, Indonesia decidió mantener la invitación a Rusia como miembro fundador, a pesar de las presiones de los países occidentales para excluirle. El presidente ruso, Vladímir Putin, finalmente no ha asistido a la cumbre y ha enviado como representante al ministro de Exteriores, Serguei Lavrov.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, también fue invitado a intervenir por videoconferencia, lo que demuestra el apoyo mayoritario a Ucrania dentro del G20. Tan solo unos cuantos países como India, China, México o Turquía se han negado a señalar a Rusia como responsable del conflicto.

Una de las grandes preocupaciones es la crisis alimentaria provocada por la guerra. El conflicto ha afectado la producción de cereales en Ucrania, que era uno de los principales productores a nivel mundial, y eso puede agravar la falta de alimentos en regiones vulnerables como el Sahel (África). Además, la subida de precios y la inflación están perjudicando la economía de muchos países. 

Por último, los países del G20 han pedido más esfuerzos en la lucha contra la emergencia climática, aportando más fondos de compensación para ayudar a los países pobres a hacer frente a los efectos del cambio climático. Igual que en la COP27: Cumbre del Clima de Egipto, habrá que ver si estos propósitos se acaban cumpliendo realmente. 

Primera reunión entre Biden y Xi Jinping

El día antes de que empezara la Cumbre del G20 tuvo lugar uno de los eventos más esperados: la reunión entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de China, Xi Jinping. Es la primera vez que se reúnen desde que ambos ocupan el cargo de jefe de Estado (Xi Jinping fue elegido en 2012 y Biden ganó las elecciones en 2020), en parte debido a la pandemia de covid.

Estados Unidos y China son los dos países más ricos y poderosos del mundo: sus decisiones políticas y económicas tienen repercusiones para el resto del mundo. Además, están enfrentados en varios temas como la competición por dominar el mercado tecnológico, la violación de derechos humanos en China o el apoyo del gobierno chino a Rusia.

Por ese motivo, había mucha expectación por saber cuál sería el resultado del encuentro. Un aumento de la tensión podría empeorar las relaciones entre ambos países y perjudicar acuerdos comerciales, o incluso derivar en un conflicto. Sin embargo, tras la reunión, el presidente Biden hizo una valoración positiva del encuentro

En el caso de la guerra en Ucrania, por ejemplo, han acordado una posición común de rechazo al uso de armas nucleares. Este acuerdo es importante porque China es un aliado histórico de Rusia y hasta ahora no ha condenado la invasión de Ucrania, pero a la vez está poniendo una línea roja en el conflicto.

Otro de los temas que separa a las dos potencias es la guerra comercial, sobre todo para dominar el mercado tecnológico. En octubre, Estados Unidos prohibió la exportación de semiconductores y chips de inteligencia artificial a China, para evitar que el país asiático pueda desarrollar esta tecnología y producirla con un coste mucho más barato, lo que perjudicaría a las empresas norteamericanas.  

Por último, uno de los temas más delicados ha sido Taiwán: China reclama la soberanía de esta isla situada a las costas del continente asiático, mientras que Estados Unidos ha defendido varias veces su derecho a existir como país independiente. No queda claro cuáles serían las consecuencias si Xi Jinping ordenara una invasión sobre Taiwán, ni si Estados Unidos intervendría en el conflicto.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img