27 mayo 2024
spot_img
27 mayo 2024

Más motivos que nunca para reivindicar a las mujeres

La pandemia de covid ha agravado la desigualdad y ha afectado a los derechos de millones de niñas y mujeres en todo el mundo

Las mujeres representan la mitad de la población mundial: más de 3.900 millones de personas de casi 8.000 millones en todo el planeta. Y, aun así, la mayoría viven en situación de desigualdad y no tienen los mismos derechos que los hombres.

Impedir que las niñas tengan acceso a una educación u obligar a las mujeres a tener un papel de cuidadoras, ocupándose de la familia y del hogar, supone negarles su derecho a crecer y evolucionar, además derenunciar a todo lo que podrían aportar en sociedad. 

La pandemia de coronavirus ha aumentado todavía más esta desigualdad de género. La crisis económica derivada de la covid-19 ha aumentado la pobreza en todo el mundo, pero ha dejado a las mujeres en una posición todavía más vulnerable: ellas son las más afectadas por la falta de trabajo y los recortes en los programas sociales. 

Según datos de ONU Mujeres, la agencia de las Naciones Unidas por la igualdad de género, la inseguridad alimentaria es un 10% más alta entre las mujeres que entre los hombres (una consecuencia directa de que las mujeres no tengan independencia económica). Por otro lado, el 55% de las madres con recién nacidos no reciben ningún tipo de ayuda (aunque no puedan trabajar para mantenerse).

La violencia machista también ha empeorado durante la pandemia, tanto en países ricos como en las regiones en desarrollo. Esta realidad es todavía más preocupante porque la desigualdad de género crece entre los más jóvenes, que consideran que la violencia de género es solo un “invento ideológico” creado por el movimiento feminista.

Las desigualdades afectan todavía más a las niñas y mujeres en situación de pobreza, como es el caso de las refugiadas. La pandemia paralizó la educación en todo el mundo pero, ahora que las escuelas vuelven a la normalidad, la mitad de las niñas refugiadas en educación secundaria no volverán a clase por la falta de recursos.

La participación de las niñas, chicas y mujeres en todos los ámbitos (educación, política, cultura, ciencia, deporte…) es indispensable para garantizar la democracia y el respeto por los derechos humanos

Mujeres en el mundo laboral

En un principio, el 8 de marzo era el Día de la Mujer Trabajadora. Las primeras huelgas de mujeres trabajadoras a finales del siglo XIX dieron lugar a un movimiento global que, poco a poco, fue consiguiendo derechos para las mujeres: el mismo salario que los hombres, trabajar las mismas horas, un permiso de maternidad…

A pesar de los avances de las últimas décadas, la brecha laboral sigue siendo una realidad. Las mujeres todavía cobran menos que los hombres, ocupan menos cargos directivos y tienen menos posibilidades de conseguir un trabajo. Por cada dólar que gana un hombre, las mujeres sólo ganan 77 céntimos

La pandemia también ha agravado la situación de las mujeres trabajadoras: en 2020, cerca de 100 millones de mujeres perdieron su trabajo o se vieron obligadas a dejar de trabajar para cuidar de sus familiares. El desequilibrio en la distribución de tareas del hogar y cuidados discrimina a las niñas y mujeres, que históricamente han ocupado ese rol.

La desigualdad va más allá de las condiciones laborales, especialmente en el mundo rural. En regiones como África o el Sureste Asiático, las mujeres representan más de la mitad de los trabajadores en el sector de la agricultura, pero no tienen poder de decisión ni acceso a recursos para mejorar la productividad. Además, solo el 13% de los propietarios de tierras son mujeres.

Si las mujeres pudieran participar de forma directa en la producción agrícola, no solo mejorarían los beneficios sino que podrían contribuir a reducir el hambre y la pobreza en estas regiones.

El futuro del planeta, en manos de las mujeres

Las Naciones Unidas han impulsado este año una celebración del Día de la Mujer vinculada a la acción climática, con el título “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”. Según ONU Mujeres, existe un vínculo directo entre la igualdad de género y el futuro sostenible de nuestro planeta.

Las mujeres dependen más de los recursos naturales a nivel global. Centenares de millones de mujeres viven en zonas rurales y no tienen un trabajo ni un salario, de manera que sobreviven de los cultivos o la ganadería que ellas mismas gestionan, de los productos y materiales que pueden tomar directamente de la naturaleza. 

En ese sentido, ellas son mucho más vulnerables a los efectos del cambio climático: las inundaciones, las sequías prolongadas o los desastres naturales ponen en peligro su forma de vida y su suministro de comida, agua y combustible.

Por ese motivo, el liderazgo de las mujeres es fundamental para combatir la crisis climática. Ellas tienen una visión directa sobre los problemas y consecuencias del calentamiento global y pueden aportar propuestas y soluciones basadas en su propia experiencia: desde qué cultivos funcionan mejor, hasta qué recursos son necesarios para adaptarse a los efectos del cambio climático. Necesitamos contar con ellas para salvar el planeta.

El equipo de Junior Report se suma a la huelga feminista del Día Internacional de la Mujer, motivo por el cual el 9 de marzo no se publicará ningún contenido en la sección ‘La Noticia del Día’

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -