12 agosto 2022
spot_img
12 agosto 2022
spot_img

Nuevas sanciones desde Estados Unidos

El país norteamericano prohíbe importar gas, petróleo y carbón desde Rusia para presionar al gobierno ruso

La comunidad internacional ha anunciado diferentes sanciones económicas contra Rusia en las últimas semanas para intentar frenar la ofensiva del ejército ruso en Ucrania. Ahora, el gobierno de Estados Unidos ha anunciado otra medida más: la prohibición de importar energía desde Rusia.

Las sanciones incluyen la prohibición de importar petróleo, carbón y gas natural licuado. Hasta ahora, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) se habían coordinado para aplicar las sanciones contra Rusia, pero esta vez el gobierno estadounidense ha aprobado la medida de forma unilateral y sin tener en cuenta la opinión de la UE.

¿Por qué la Unión Europea no aplica sanciones contra el gas ruso? Estados Unidos depende muy poco de los combustibles de origen ruso: apenas el 8% del consumo energético procede de Rusia, por eso la medida no supone un gran contratiempo para la economía estadounidense. En cambio, la situación es muy diferente para la Unión Europea, cuyos países miembro obtienen alrededor del 40% del gas y el 30% del petróleo de Rusia.

La dependencia de Rusia se suma a la crisis del gas en Europa. Por ese motivo, la Unión Europea no ha recortado el consumo de gas procedente de Rusia y sigue manteniendo en funcionamiento el gasoducto que pasa por Ucrania, aunque el país esté en guerra. También ha eliminado del sistema bancario a todos los bancos rusos excepto dos entidades bancarias, para poder seguir pagando las importaciones de gas desde Rusia.

El objetivo de limitar las importaciones, como el resto de sanciones económicas, es presionar al presidente ruso, Vladímir Putin, y obligarle a detener los ataques militares en territorio ucraniano. Hasta ahora, la invasión rusa ha provocado el desplazamiento de más de dos millones de refugiados ucranianos.

Venezuela: de enemigo a proveedor

Para suplir la pérdida de combustibles rusos, Estados Unidos debe buscar alternativas para mantener la misma cantidad de recursos energéticos con los que cuenta ahora. Además de aumentar su propia producción, la Casa Blanca está buscando soluciones en otras grandes potencias energéticas, como es el caso de Venezuela.

Venezuela es uno de los principales productores de petróleo y el país con mayores reservas de petróleo del mundo. Sin embargo, el gobierno venezolano está enfrentado con el gobierno de Estados Unidos y durante años ha sufrido los efectos de las sanciones económicas impuestas desde Washington, que le impiden comerciar y vender su petróleo a otros países.

Las sanciones económicas, la corrupción política y la grave crisis social han sumido a Venezuela en la pobreza. Aunque dispone de suficiente petróleo para ser uno de los países más ricos del mundo, más del 90% de los venezolanos vive en la pobreza, según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI).

No obstante, ahora está situación podría cambiar. A pesar de ser dos países enfrentados con sistemas políticos muy diferentes, el gobierno norteamericano está considerando seriamente la posibilidad de levantar parte de las sanciones petroleras a Venezuela para contrarrestar la pérdida de combustibles rusos.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img