15 abril 2024
spot_img
15 abril 2024

Putin revalida su mandato

El presidente ruso seguirá al frente del Kremlin hasta 2030 tras unas elecciones presidenciales sin una oposición política real

Vladímir Putin seguirá siendo presidente de Rusia después de arrasar en las elecciones presidenciales del pasado fin de semana con un 87% de los votos. Será su quinto mandato y le permitirá permanecer al frente del Kremlin durante seis años más, hasta 2030. En caso de cumplirse este plazo, Putin estaría 30 años en el poder

Los comicios se han celebrado desde el viernes 15 de marzo al domingo 17 y han contado con un 70% de participación. El resultado confirma el pronóstico generalizado de los expertos: todos sabían que no habría sorpresas debido a la falta de rivales, es decir, la falta de una oposición política real que se enfrente a Putin. 

Actualmente, las figuras de la oposición que podrían haber desafiado al mandatario están en la cárcel, en el exilio o muertas. De hecho, las elecciones han tenido lugar apenas un mes después de la muerte del activista ruso Alexéi Navalni, el principal opositor del presidente, en prisión. 

Tras proclamarse como vencedor, Putin ha señalado que la alta participación y el apoyo recibido están estrechamente vinculados con la guerra en Ucrania. Según el presidente, el resultado demuestra que la ciudadanía rusa apoya sus decisiones políticas y militares. Sin embargo, es difícil determinar si el apoyo es real o no.

Las autoridades de Rusia llevan años intentando silenciar las voces más críticas con el gobierno: desde los activistas, políticos y medios de comunicación que denuncian su acumulación de poder, hasta las organizaciones de derechos humanos que acusan la falta de libertades en el país. 

Durante las elecciones, hubo varias protestas organizadas por grupos de la oposición en algunos colegios electorales. Al menos 80 personas fueron detenidas en 20 ciudades rusas, según ha informado el grupo en defensa de los derechos humanos, OVD-Info.  

¿Democracia en Rusia?

Rusia técnicamente tiene instituciones democráticas: se celebran elecciones y hay una constitución que establece la separación de poderes y la protección de los derechos y libertades básicos en el país. Sin embargo, esa es la teoría, pues en la práctica el sistema político ruso tiene unas limitaciones significativas en cuanto a la democracia.

Las restricciones legales y administrativas dificultan la participación de la oposición política, lo que limita la verdadera competencia electoral. La comisión electoral de Rusia rechazó a Boris Nadezhdin, opositor al Kremlin y antibelicista, como candidato en las elecciones presidenciales, apuntado que había “irregularidades” en su candidatura

Además, la intimidación, el acoso y la represión de la oposición política y de la sociedad civil pueden coartar la libertad de expresión y desalentar la participación electoral. En Rusia, las protestas están estrictamente restringidas, lo que hace que las manifestaciones públicas que muestren su descontento al Kremlin sean algo poco común y peligroso. 

Por todo esto, las elecciones en Rusia no son reconocidas internacionalmente. La mayoría de países occidentales señalan que los comicios no son libres ni transparentes y que, por tanto, carecen de legitimidad democrática.

Putin, casi 30 años de poder

Vladímir Putin controla el gobierno ruso desde hace 24 años. En marzo del 2000, el político ganó las elecciones presidenciales con un amplio margen. Su victoria fue impulsada por la promesa de restaurar la estabilidad y el orden en el país tras una década de agitación económica y política marcada por el fin de la Unión Soviética en 1991.

Una vez en el poder, Putin buscó consolidar su control sobre el gobierno y la sociedad rusa. Utilizó diversos medios para centralizar el poder, incluida la supresión de la oposición política y  el control sobre los medios de comunicación.

Al mismo tiempo ha beneficiado a sus seguidores, sobre todo a los magnates multimillonarios que se hicieron ricos con la privatización de empresas públicas y que apoyan su gobierno. A día de hoy,  Rusia es uno de los países más corruptos del mundo, según el índice elaborado por la ONG Transparency International.

En 2020, el político ruso llevó a cabo una controvertida reforma constitucional que le permitía mantenerse en el poder por dos mandatos más, lo que significa que podría ocupar la presidencia hasta el año 2036. Este mecanismo fue muy criticado, al considerarse un retroceso para la democracia rusa.

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -