5 marzo 2024
spot_img
5 marzo 2024

¿Qué es la economía?

La economía es una ciencia social y humana que permite entender cómo se relacionan los diferentes agentes económicos, no sólo en un país concreto, sino a nivel planetario

Alejandro Inurrieta, economista y consultor financiero, socio de ‘Alternativas Económicas’

Esta definición obliga a conocer y estudiar cada acto que lleva cabo cada agente en función de sus circunstancias personales, sociales y políticas. Podemos definir la economía, en su acepción más amplia, como una ciencia social que requiere de amplios conocimientos de psicología humana, sociología, urbanismo y antropología, junto a nociones jurídicas. 

Una vez definida la disciplina, conviene ir descifrando los mecanismos por los que los seres humanos se convierten, desde que nacemos, en agentes económicos, con todo lo que ello conlleva. 

Una historia cada vez más compleja

Toda la historia de la humanidad está plagada de hechos económicos sin que, en un principio, nadie se parase a pensar que ello resultaría en una ciencia omnipresente y en un elemento básico de nuestras vidas. Estos hechos tienen que ver sobre todo con los intercambios de bienes

Todas las tribus y poblaciones de la tierra, al nacer y durante toda su vida, necesitan una serie de bienes, y luego servicios, pasando de los más primarios, como alimentación o vestido, a lo más sofisticado de hoy en día, como los teléfonos móviles o la suscripción a plataformas como Netflix.

Estas necesidades tienen que ser satisfechas por alguien, por lo que los primeros términos clave que conviene definir son los de oferta y demanda. La oferta engloba a los agentes económicos que suministran los bienes y servicios que necesita una sociedad, mientras que la demanda hace referencia a los agentes económicos que necesitan esos bienes y servicios para vivir y, en un estadio posterior, para producir.  

La importancia de estos dos conceptos nos lleva a una primera aproximación histórica, que es la autosuficiencia. Es decir: los primeros pobladores se autoabastecían. El estudio de estos habitantes nos dice que la oferta de productos esenciales la suministraba la propia naturaleza

En ese momento, la alimentación consistía en cazar y pescar, y por tanto la oferta y demanda se equilibraba, salvo que hubiese un problema de escasez por causas naturales. En estos primeros estadios, como se ve, solo hay un agente económico, que es el ser humano, que consume productos directamente de la naturaleza para satisfacer sus necesidades. 

Del trueque al dinero, la empresa y el Estado

El siguiente paso tiene que ver con el origen de los intercambios entre agentes económicos. Es ya un paso previo a la realidad que tenemos actualmente. Los seres humanos intercambiaban bienes en función de las necesidades de cada uno: es lo que se denominaba trueque.

El desarrollo humano y económico nos lleva a otro estadio, más cercano al actual, en el que se incorporan otros conceptos nuevos, como son la producción, el Estado y el dinero. La producción consiste en la elaboración de bienes a partir de materias primas que ofrece la naturaleza, y entran en juego lo que conocemos como empresas, que son las que se encargan de este trabajo. La oferta de productos y servicios ahora es realizada por organizaciones formadas por trabajadores, que a su vez son consumidores. 

Por tanto, tenemos un ecosistema formado por agentes económicos, consumidores-trabajadores, y productores (empresas) que se intercambian bienes y servicios que unos ofrecen y otros demandan, y también tiempo de trabajo, que permite la elaboración de dichos productos. 

Estos intercambios, una vez superada la época del trueque, comenzaron a producirse utilizando el dinero, un medio de intercambio que en su nacimiento tenía que estar avalado por la tenencia de oro en la misma cantidad. El dinero servía para pagar la compra y el consumo, y también para retribuir a las personas que trabajaban en las empresas productoras. Esto supone que cada bien producido ahora tiene un precio monetario. Es decir, se expresa en unidades de la moneda utilizada (euro, dólar, yen, etc). 

El siguiente estadio de desarrollo aparece con la aparición de lo que se conoce como Estado, un agente económico más, que se encarga de ofrecer servicios esenciales para los ciudadanos, como la educación, la sanidad o la policía.

El último eslabón del puzzle tiene que ver con la aparición de lo que se denominan exportaciones e importaciones de bienes y servicios. Esto implica que los diferentes países compran y venden bienes y servicios a otras economías, intercambiándose estos bienes y servicios por unidades monetarias (monedas). Con ello surge el término tipo de cambio: la equivalencia entre las monedas de cada país (cuántos euros me dan por un dólar). 

Estado o empresa: ¿quién se impone?

Llegados a este punto, ya tenemos el cuadro completo de lo que significa la ciencia económica. Consumo, producción, empresa, Estado, moneda, exportación e importación. A partir de ahí, se han configurado las diferentes escuelas de pensamiento que han permitido gobernar el mundo desde el inicio de la edad moderna. 

Por un lado, el comunismo, muy presente en Rusia y la Europa del Este y otros países satélites, basaba su funcionamiento económico en la idea de que era el Estado el único agente económico que producía bienes y empleaba trabajadores. Toda la economía era controlada por el Estado. 

En el otro lado estaba el sistema capitalista puro, cuya aproximación más cercana es Estados Unidos y algunos intentos en ciertos países de América Latina. Este modelo defiende que toda la economía debe ser privada. Es decir: solo hay empresas privadas y consumidores, mientras que el Estado es prácticamente inexistente

Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) comienza a desarrollarse una tercera vía intermedia, el llamado Estado Social y de Derecho, que apuesta por un sistema híbrido entre el Estado y la empresa privada, favoreciendo que las familias con menos recursos puedan disponer de bienes y servicios básicos, como educación, sanidad, infraestructuras, entre otros. Estas actividades son financiadas por el Estado mediante el cobro de impuestos a consumidores y productores privados. 

El Estado Social y de Derecho persigue reducir la desigualdad entre agentes económicos y eliminar los efectos negativos de la actividad productiva (como son la contaminación o el cambio climático). Esta búsqueda de la igualdad incluye la equidad entre las personas, lo que ha facilitado la aparición del feminismo como elemento básico de cohesión social.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -