13 junio 2024
spot_img
13 junio 2024

‘Titanic’ cumple 25 años y vuelve a los cines

La historia de amor a bordo del transatlántico ‘RMS Titanic’ se convirtió en una de las películas más taquilleras del cine

Titanic es una película escrita y dirigida por el canadiense James Cameron, autor de grandes taquillazos como Terminator (1984), Alien (1986) o Avatar (2009 y 2022). Se estrenó en diciembre de 1997 en Estados Unidos y al cabo de unas semanas en otros países de todo el mundo, convirtiéndose en una de las películas más taquilleras de la historia del cine.

Este año se conmemora el 25 aniversario de su estreno y, para celebrarlo, la película vuelve a las salas de cine con una versión remasterizada y en 3D. Hasta hace unos meses, Titanic podía verse en la plataforma Disney +. Sin embargo, la compañía la ha eliminado de su catálogo para animar a los espectadores a ir al cine y volver a ver la mítica película. 

El filme cuenta la historia de Jack Dawson (Leonardo Di Caprio) y Rose DeWitt Bukater (Kate Winslet), dos jóvenes que se conocen a bordo del RMS Titanic. Ambos pertenecen a diferentes clases sociales y durante el viaje en barco terminan enamorándose. Mientras se desarrolla su historia de amor, el gigantesco y lujoso transatlántico se aproxima hacia un enorme iceberg.

Titanic es una de las películas más populares de la historia del cine. El largometraje tuvo un gran éxito comercial: recaudó más de 2.000 millones de dólares y actualmente es la tercera película más taquillera de la historia, por detrás de Avatar (2009) y Los Vengadores: Endgame (2019).

También fue un éxito para la crítica y consiguió un centenar de premios en diferentes festivales y ceremonias. Destacan los 11 Premios Oscar (entre ellos, los galardones a Mejor Película y Mejor Director) y cuatro Globos de Oro.

Basada en una historia real

La película de James Cameron está basada en hechos reales, ya que el RMS Titanic fue un barco que se hundió en la vida real. Este transatlántico británico se construyó entre 1909 y 1912 en los astilleros Harland & Wolff de Belfast (Irlanda del Norte). Junto al Titanic, se construyeron otros dos barcos: Olympic y Britannic.

El objetivo de la empresa naviera era construir los barcos más grandes, rápidos y lujosos del mundo, lo que suponía todo un desafío para la ingeniería de principios del siglo XX. En el momento de promocionar el Titanic, se dijo que el barco era casi insumergible. 

El buque incorporó algunas novedades con respecto a otros barcos: tenía gimnasio, piscina, restaurantes y camarotes de lujo, lo que atrajo a las clases altas y aristócratas de la época. También incluía medidas de seguridad avanzadas, como las compuertas estancas que podían activarse a distancia, pero ni siquiera estas medidas fueron suficientes para evitar la catástrofe.

El 10 de abril de 1912, el Titanic zarpó del puerto inglés de Southampton en su viaje inaugural hacia Nueva York. Cuatro días después, el buque chocó contra un iceberg en el norte del océano Atlántico. Durante dos horas y media, el barco se fue hundiendo y cientos de pasajeros y tripulantes fueron evacuados en botes salvavidas. 

La madrugada del 15 de abril, el barco finalmente se partió en dos y se hundió con cientos de personas todavía a bordo. Los registros muestran que murieron 1.496 personas de las 2.208 que viajaban en el barco, la mayoría de las cuales pertenecían a las clases más pobres.

Un barco en las profundidades del mar

El naufragio del Titanic conmocionó al mundo debido al elevado número de víctimas que ocasionó el hundimiento. Los gobiernos del Reino Unido y Estados Unidos realizaron numerosas investigaciones para comprender cuáles fueron los errores cometidos.

En 1914, dos años después de la catástrofe, se firmó el primer Convenio Internacional para la Protección de la Vida Humana en el Mar (SOLAS, por las siglas en inglés). Se establecieron una serie de normas de construcción y equipamiento para garantizar la seguridad de los barcos y los pasajeros. Hoy en día, este convenio sigue vigente. 

Los restos del Titanic fueron localizados 73 años más tarde, el 1 de septiembre de 1985. El oceanógrafo Robert Ballard los descubrió a más de 3.800 metros de profundidad durante una misión secreta a cargo del ejército de Estados Unidos. 

Un equipo internacional de exploradores de aguas profundas inspeccionó el barco y descubrieron que no estaba entero: yacía bajo las profundidades dividido en dos secciones, lo que sugiere que se partió en el momento de hundirse. Esta era una información que se desconocía hasta entonces. 

El barco se encuentra actualmente en un estado muy deteriorado debido al paso del tiempo, la corrosión marina y el ataque de diferentes bacterias. Muchas partes ya han desaparecido por completo y los investigadores creen que, en un par de décadas, ya no quedará ni rastro del Titanic.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -