13 junio 2024
spot_img
13 junio 2024

Un agujero negro en la Vía Láctea

Los científicos utilizan una red de telescopios para fotografiar por primera vez el agujero negro situado en medio de nuestra galaxia

El Telescopio Horizonte de Sucesos (EHT, por sus siglas en inglés) ha conseguido por primera vez una imagen de Sagitario A*: un agujero negro situado en la constelación de Sagitario, en medio de la Vía Láctea. El descubrimiento es importante porque demuestra la existencia de un agujero negro en el centro de nuestra galaxia, algo que los científicos creían desde hacía tiempo pero no habían podido demostrar.

El Sagitario A* es un agujero negro supermasivo que tiene una masa 4 millones de veces mayor que nuestro Sol. El diámetro de este agujero negro es de 60 millones de kilómetros, lo que equivale a la órbita de Mercurio alrededor del Sol.

En la foto elaborada por el EHT, se ve una parte central oscura: es el agujero que absorbe todo lo que se le acerca, incluida la luz. A su alrededor se ve un anillo de luz generada por gases supercalientes: la gravedad del agujero negro acelera el movimiento de la materia que hay a su alrededor, que emite radiación y se ilumina.

El agujero negro se encuentra a 27.000 años luz de la Tierra, por lo cual no representa ningún peligro. De hecho, es muy probable que nuestro planeta haya desaparecido antes de que llegue a ser absorbido por Sagitario A*.

El Telescopio Horizonte de Sucesos está formado por 11 telescopios gigantes situados en diferentes partes del planeta: en América del Norte y del Sur, en Europa, en el centro del océano Pacífico y en la Antártida. Gracias a estas instalaciones, podemos conocer mejor cómo funcionan los agujeros negros y qué efectos producen en su entorno.

En 2019, el EHT revolucionó el mundo de la ciencia y la astronomía al presentar las primeras imágenes de un agujero negro: el Messier 87*, que se encuentra en la galaxia Messier 87 y es aún más grande que Sagitario A* (su masa es 6.500 millones de veces superior a nuestro Sol).

¿Cómo fotografiar un agujero negro?

La imagen del Telescopio Horizonte de Sucesos no es una fotografía en sí, sino la interpretación de miles de millones de datos captados por diferentes radiotelescopios.

Estos dispositivos captan las ondas de radio procedentes del espacio y las traducen en imágenes: por ejemplo, los gases supercalientes que forman el anillo del agujero negro producen una serie de perturbaciones y ondas que llegan hasta la Tierra y que se interpretan para saber lo que ocurre en el universo.

Los miembros del proyecto EHT utilizan la interferometría, una técnica de observación que combina diferentes telescopios para crear una imagen mucho más definida de los objetos celestes. De este modo, se coordinan los puntos de observación de diferentes telescopios para crear una especie de lente gigante con un diámetro similar al de la propia Tierra, que permite obtener información a miles de años luz.

Gracias a este sistema, los científicos pueden estudiar las características de los agujeros negros y aprender de ellos: cómo varían en tamaño, cuánta materia absorben y en cuánto tiempo, cuánto mide el anillo brillante a su alrededor, cómo cambia la radiación brillante que los rodea… y si estos fenómenos tienen efectos sobre nuestra galaxia.

Los datos obtenidos de Sagitario A* confirman las predicciones de la teoría de la relatividad general, desarrollada por Albert Einstein hace más de un siglo. Basándose en las leyes de la física, Einstein ya predijo la existencia de agujeros negros mucho antes de que se inventaran los telescopios para observarlos.

¿Qué es un agujero negro?

Los agujeros negros son zonas del universo donde se concentra una cantidad inmensa de materia. Al haber tanta materia acumulada en un punto concreto, la fuerza de la gravedad es muy potente y crea un campo de fuerza que atrae todos los objetos y partículas alrededor: planetas, estrellas, gases… ¡incluso la luz! De ahí su nombre: la gravedad absorbe las partículas de luz y deja ese espacio en la oscuridad.

El campo gravitatorio de los agujeros negros los sitúa en el centro de las galaxias: todas las estrellas, planetas y sistemas solares giran a su alrededor. Los científicos han calculado que la Tierra y el Sistema Solar tardan unos 240 millones de años en dar la vuelta a Sagitario A*.

El horizonte de sucesos es la zona que rodea un agujero negro: es el límite a partir del cual nada puede escapar de la fuerza de la gravedad, ni siquiera la luz. 

Dentro de los agujeros negros, las leyes de la física tal y como las conocemos dejan de existir: no sabemos cómo se comporta la materia, el tiempo o el espacio. Este fenómeno se conoce como singularidad: una condición que Einstein ya describió en sus teorías y que se ha retratado en multitud de películas de ciencia ficción como Interstellar (2014) o High Life (2018).

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -