12 agosto 2022
spot_img
12 agosto 2022
spot_img

Yasmina Alcaraz: “Cada mes hago una o dos sesiones con una psicóloga porque hay que soportar una presión importante”

Yasmina Alcaraz Moreno es una árbitra de baloncesto de 33 años que nació en Castelló d’Empúries. Durante todos estos años ha arbitrado muchos partidos, algunos de ellos en la Liga ACB, en LF Endesa (Liga Femenina), quedadas de 3×3 y de selecciones FIBA (Federación Internacional de Baloncesto). Además, forma parte del Comité de árbitros de Catalunya.

Empezó en el arbitraje de partidos de baloncesto a los 14 años. Cuando era más pequeña jugaba al baloncesto, pero cuando se hizo mayor, Catalunya no le permitió dedicarse a la dos modalidades, así que siguió arbitrando. Más tarde empezó en la carrera de Ciencias de la Actividad Física y de Deporte.

El día 18 de diciembre del año 2018 formó parte de la tripleta arbitral formada solo por mujeres, Yasmina Alcaraz, Elena Espiau y Paula Lema. Ellas arbitraron el encuentro que disputaron el Carramimbre CBC Valladolid y Tau Castellón.

Estos días, Yasmina se trasladará hasta Washington DC para arbitrar los clasificatorios para el mundial de baloncesto femenino de la FIBA en Australia. Dentro de la “burbuja” están las selecciones de Puerto Rico, Bélgica, Rusia y Estados Unidos (la anfitriona).

¿Por qué decidiste ser árbitra de baloncesto?

Tengo un poco de tradición familiar en mi casa. Mi padre y mi hermana también han sido árbitros. Yo soy la pequeña y como ellos lo habían hecho, decidí probar. Yo era jugadora de baloncesto, me gustaba mucho este deporte y lo hice para cambiar un poquito. Pero es verdad que antes me gustaba más jugar que arbitrar y cuando comencé a subir de categoría tuve que dejar de jugar para poder seguir arbitrando. Es todo herencia familiar.

¿En qué equipo de baloncesto jugaste de pequeña?

Empecé jugando en la Escola Pia de Figueres porque era el club de mi colegio y luego pasé al Castelló d’Empúries porque nos trasladamos allí y pasé a jugar en ese equipo a partir de cadete. Años después empecé en junior, porque todo el equipo de chicas que estábamos en Castelló nos fuimos a Llançà y allí es donde estuve de junior y senior. Después, como ya os he dicho, tuve que dejarlo porque en Catalunya, si quieres ascender como árbitro, no puedes jugar a baloncesto.

¿Cómo te sientes cuando estás arbitrando una final de copa u otros partidos importantes?

Ante todo muy nerviosa, porque hay una responsabilidad muy grande. Sobre todo cuando es una final de copa, porque o ganas o te vas a casa. Ahora estoy en una liga profesional y es muy importante cada partido. Es por este motivo que me pongo más nerviosa en todos los partidos porque creo que es importante hacerlo bien y entonces en una final mucho más, pero en cualquier partido es una responsabilidad muy grande, ¿no?. Imaginaos vosotros cuando vais a un examen o tenéis un partido, pues algo parecido pero un poquito más a lo grande.

¿Si no hubieses sido árbitra, qué te gustaría haber sido?

He estudiado ciencias de la Educación Física y he sido profesora en ciclos formativos de deportes. Estuve en la Escuela Pia de Sarrià, en Barcelona, y fui tutora de ciclo superior de deportes. Entonces, me gusta mucho el mundo del deporte, todo el tema de la educación relacionada con el deporte. Además, he sido y soy entrenadora personal. Es difícil compaginarlo porque ahora tengo muchísimos partidos y viajo mucho, pero al final el deporte forma parte de mi vida.

¿Cómo llevas las críticas del público? ¿Y las de los entrenadores?

Las del público las llevo bastante bien porque llevo muchos años arbitrando y empecé con 14 años. Ahora tengo 32, por lo tanto, llevo unos cuantos partidos a mis espaldas, al fin y al cabo oigo ruidos, aunque a veces sí que oigo algún comentario de la gente que está más cerca, pero vosotros pensad que estoy con campistas de entre 2.000 y 10.000 o 15.000 personas. Al final lo que escucha es mucho ruido. Cuando tomas una decisión y te pita todo el mundo, ahí sí que se siente la presión, sí te afecta, eso es complicado de gestionar, pero ya lo llevo muchos años escuchándolo. En cuanto a los entrenadores, es un poquito más complicado porque al final ellos están al mismo nivel que nosotros, ellos quieren que el arbitraje también les pueda ayudar en sus objetivos durante el partido. Es un poquito más complicadO. Arbitro a gente que lleva muchos años en este mundo, como Pablo Laso, que es una persona muy experimentada, que sabe mucho, que es muy inteligente y que además sabe cómo provocar, cómo pedirte las cosas… Tenemos un juego psicológico y yo me preparo psicológicamente. Cada mes hago una o dos sesiones con una psicóloga y un psicopedagogo porque hay que soportar una presión importante y una de las que tengo que tener que soportar es la de los entrenadores.

¿Cuál ha sido el partido que más te ha gustado arbitrar?

Uff, eso es muy difícil… es muy complicado… ¿Gustar de disfrutar o gustar porque era importante?

Gustar de dirfrutar

De disfrutarlo, buf… (sonríe) Pues tal vez, ¡Sí mira, sí! Te voy a decir uno. Antes de ascender a ACB, en la LEB Oro, que es la segunda división masculina, tuve la suerte de pitar la Final Four, y pité la final. Ese día, además fue en Bilbao, en Miribilla, uno de los pabellones en que hay más ambiente en España, y la verdad es que lo viví y lo disfruté muchísimo porque fue un partido con mucho espectáculo. Además, sabía que me estaban viendo para ascender a ACB, pero bueno, es o fue, la verdad… no fue lo más importante, porque si hubiera estado pendiente de eso, no lo hubiera disfrutado tanto y lo disfruté muchísimo.

¿Estás preparada para viajar a Estados Unidos en breve, a los Qualifiers del Campeonato Femenino?

Uf, yo creo que para esas cosas nunca se está preparada, porque sabes que es algo bastante grande. Es un Qualifiers voy a arbitrar a la Selección Americana, que es la mejor del mundo. Entonces, es complicado estar preparada. Yo supongo que cuando se vaya acercando la fecha será más palpable y podré disfrutarlo, podré sentirlo más. Es cierto que tengo muchas ganas, pero también me da un poquito de miedo porque hay mucha responsabilidad, la verdad, y es la primera vez que voy a un evento que organiza FIBA Mundo. FIBA Mundo es la federación internacional más grande. Yo ahora mismo estoy trabajando para FIBA Europa, ahora acabo de llegar de Francia, pero FIBA Mundo organiza las competiciones grandes como Olimpiadas, Copas del Mundo, Clasificatorios para el mundo, etc. Entonces es mi primer evento de este tipo y habrá que dar una buena imagen. Así que estoy nerviosa, muy nerviosa.

¿Cómo reaccionaste cuando la FIBA te comunicó tu ascenso al mundo del arbitraje internacional?

El proceso de FIBA es un poco diferente. Cuando te comunican el ascenso, ya unos meses antes sabes que te están preseleccionado y haces todo un proceso. Si apruebas todas esos exámenes y pasas todas esa pruebas y campeonatos es muy difícil que te digan que no. En el momento que te comunican el ascenso es bastante obvio, pero bueno, es una sorpresa enorme, porque al final ni te lo planteas. Ni me imaginé lo que me venía encima. Sí que me hizo muchísima ilusión, pero ni me imaginé lo que me venía encima.

¿Alguna vez te has sentido discriminada por el hecho de ser mujer, por algún jugador/a, entrenador/a o público?

¿Sabes qué pasa? Que en el público hay mucha gente. Y cuando hay mucha gente, hay mucha variedad de personas, y siempre hay algún comentario un poquito fuera de tono, tal vez un comentario machista, incluso a veces, estos comentarios hasta vienen de mujeres.

¿Te gustaría llegar a arbitrar en alguna liga americana como la NBA o la WNBA? ¿Si pudieses, cuál sería de las dos?

Me encantaría, por supuesto, pero es un poco más complicado, tienes que ser nacido o nacionalizado en Estados Unidos para poder arbitrar ese tipo de ligas y a mi edad, bueno, tienes que irte a vivir ahí de jovencito y empezar tu carrera arbitral allí. Es muy complicado venir de fuera y que te acepten en una liga como esta, sin ser nacional. Sí que me gustaría, nunca digo que no a nada, aunque esto me parece imposible, pero me encantaría, porque además ahora cada vez hay más chicas arbitrando en la NBA y la WNBA, y la verdad es que son modelos a seguir porque además es gente súper deportista, que es lo que a mí me gusta ¿no? y que el perfil del árbitro sea también muy deportista.

Artículo escrito por Guillem Bastida, Greta Armengol, Razán Alilouch, Ton Casanoves y Nomedya Benamar de la revista Vedruna Escorial Vic Report que forma parte del proyecto Revista Escolar Digital (RED). RED es una red de periódicos dirigidos y editados por alumnos.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img