29 febrero 2024
spot_img
29 febrero 2024

Alemania contra la ultraderecha

Miles de ciudadanos se manifiestan en contra de las medidas antiinmigrantes planteadas por el partido de extrema derecha Alternativa por Alemania (AfD)

El pasado fin de semana, miles de personas salieron a las calles de Alemania para protestar en contra de la ultraderecha. Según las últimas cifras publicadas, fueron 200.000 ciudadanos el domingo y 300.000 el sábado, repartidos en ciudades como Berlín, Múnich y Colonia. 

Las movilizaciones fueron convocadas por una alianza de partidos, ONGs y sindicatos, bajo el lema “Defender la democracia: juntos contra la derecha”. La oleada de protestas se produce días después de que se revelara que varios representantes del partido Alternativa por Alemania (AfD) participaron en un encuentro con neonazis.

En aquel encuentro, debatieron sobre la implementación de medidas antiinmigrantes, como las deportaciones masivas. Abordaron planes y medidas para expulsar del país a millones de inmigrantes “ilegales”, pero también a ciudadanos alemanes que llegaron al país como migrantes.

Alternativa por Alemania lleva meses generando interés. Aunque en las últimas elecciones nacionales de 2020 solo el 10% de los alemanes votaron por la AfD, el partido está alcanzando niveles récord en las encuestas. Actualmente es el segundo partido en intención de voto, solo superado por el bloque conservador CDU/CSU.

Desde hace meses, la AfD está aprovechando el descontento de una parte de la opinión pública con el actual gobierno de Alemania, alimentado por la inflación. Los últimos datos reflejan que la economía del país está estancada: su producto interior bruto (PIB), medida fundamental para medir el tamaño de una economía, cayó un 0,3% en 2023. 

El temor a un ascenso de la ultraderecha se ha extendido por Alemania, un país que vivió bajo el control del nazismo desde 1933 hasta 1945. El auge de partidos de extrema derecha genera preocupación sobre el resurgimiento de ideologías y políticas que se asemejan a las del pasado. 

Ideología de extrema derecha

El ascenso de la ultraderecha en Alemania no es una excepción. En los últimos años, los movimientos de extrema derecha han conseguido representación en la mayoría de los parlamentos de Europa: VOX en España, Agrupación Nacional en Francia, Alternativa para Alemania en el Bundestag, la Liga Norte en Italia, Foro para la Democracia en Países Bajos… 

Por eso en los medios de comunicación es muy común ver términos como “extrema derecha” o “ultraderecha”. Pero, ¿sabemos exactamente qué significan? Estos se utilizan para describir un espectro político que abarca movimientos y partidos que comparten una serie de posturas ideológicas.

La extrema derecha defiende el nacionalismo extremo, haciendo un fuerte énfasis en la identidad nacional y la soberanía. También son contrarios a la inmigración, pues consideran que los migrantes pueden amenazar la identidad cultural y los valores tradicionales de una nación. Además, rechazan la democracia liberal y su objetivo es reemplazarla por un sistema autoritario.

Estos grupos suelen mostrar escepticismo hacia la globalización, expresando desconfianza o rechazo hacia instituciones internacionales como la Unión Europea. Además, tienden a adoptar posturas populistas: buscan apoyo usando mensajes claros y directos que resuenan con las preocupaciones y frustraciones de la población.

Algunos grupos de extrema derecha han sido asociados con ideas xenófobas, así como en oposición a los derechos de las personas LGTBIQ+, como el matrimonio igualitario y la igualdad de género. Estas actitudes van en contra de los principios de igualdad y no discriminación presentes en la mayoría de las declaraciones de derechos humanos.

El recuerdo del nazismo

El ascenso de AfD en las encuestas está generando una preocupación generalizada en Alemania, pues existe la posibilidad de que resurjan ideologías del pasado que pueden socavar los principios democráticos y los derechos fundamentales. En Alemania, hay un fuerte compromiso con la democracia, en gran parte relacionado con la memoria histórica.

Las consecuencias del régimen de Hitler, que controló Alemania desde 1933 a 1945, han dejado una profunda huella en la sensibilidad del pueblo alemán. Este régimen autoritario de extrema derecha, conocido como nazismo, se caracterizó por una ideología totalitaria y discriminatoria que tuvo consecuencias devastadoras en todo el mundo.

El nazismo abogaba por la supremacía racial, especialmente la superioridad de la raza aria. Esto llevó a políticas discriminatorias, como las Leyes de Núremberg, que privaron a los judíos de sus derechos, o el Holocausto, genocidio sistemático en el que millones de personas fueron perseguidas y asesinadas en campos de concentración y exterminio.

La naturaleza autoritaria del nazismo también se reflejó en la supresión de la libertad de expresión, la persecución de opositores políticos y la creación de un estado policial que limitó las libertades individuales. La propaganda nazi manipuló la información para consolidar el poder del régimen y fomentar la lealtad del pueblo hacia el sistema. 

La brutalidad del nazismo y sus consecuencias, incluidas las pérdidas humanas de millones de personas, dejaron cicatrices imborrables en la historia de Alemania. Hoy en día, el régimen de Hitler es un ejemplo extremo de la capacidad destructiva que pueden llegar a tener las ideologías totalitarias.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -