4 diciembre 2022
spot_img
4 diciembre 2022
spot_img

El tifón Rai asola las Filipinas

La tormenta tropical ha afectado varias islas del archipiélago filipino y ha provocado centenares de muertos

El archipiélago de Filipinas, que cuenta con más de 7.000 islas, se ha visto afectado por un poderoso tifón que ha arrasado varias islas y ha causado la muerte de 375 personas, según las cifras oficiales provisionales. Más de 400.000 personas han sido evacuadas y han tenido que abandonar sus hogares en busca de un lugar más seguro.

Rai empezó a formarse en el océano Pacífico hace una semana. Los servicios meteorológicos de Filipinas pronosticaron que sería un tifón muy potente, con lluvias torrenciales y vientos muy destructivos, por lo que alertaron a la población para evacuar las zonas de costa y buscar refugio en el interior.

Conocido como tifón Odette en Filipinas, Rai es el 15º tifón que afecta el país este año. Ha pasado por nueve de las principales islas del país y ha provocado graves destrozos debido a los vientos huracanados, que han llegado a los 250 km/h en el mar y 195 km/h sobre tierra. 

Hasta ahora se han cancelado los vuelos en los aeropuertos y los puertos de mercancías se han cerrado temporalmente. Hay centenares de municipios sin electricidad ni internet y muchas carreteras cortadas o bloqueadas por los destrozos, lo que dificulta la comunicación y llegada de los equipos de rescate. 

En algunas islas, los fuertes vientos han arrancado techos e incluso han destruido casas y edificios construidos con materiales ligeros, como madera o planchas de metal. El fuerte oleaje podría inundar también las zonas costeras habitadas.

Debido a la falta de información y a las dificultades para acceder a las zonas más afectadas, el gobierno filipino teme que la cifra de víctimas será mucho más grande. La recuperación también será muy difícil, ya que muchas comunidades se han quedado sin escuelas, hospitales o suministro de agua potable.

La mayoría de ciclones se forma entre los meses de julio y octubre, por eso el tifón Rai ha sorprendido a la población y las autoridades. Los expertos señalan que el cambio climático y el aumento de temperaturas global pueden influir en estos fenómenos meteorológicos extremos y hacer que sean más intensos y frecuentes. 

Un país afectado por la crisis climática

El territorio de Filipinas registra el paso de unos 20 tifones cada año. El más destructivo de la historia reciente fue el supertifón Haiyan, que en 2013 provocó la muerte de 7.000 personas y dejó a 200.000 familias sin hogar. 

Además, el país se encuentra sobre el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona que acumula alrededor del 90% de la actividad sísmica y volcánica del planeta. Esto hace que Filipinas también se enfrente a terremotos y tsunamis frecuentes. El último gran terremoto se produjo también en 2013 y alcanzó los 7,2 grados en la escala de Richter.

La situación geográfica de Filipinas influye de forma muy importante en los efectos de los desastres naturales. Se trata de un país costero, que apenas ofrece protección frente a las aguas del Pacífico cuando se levantan tormentas tropicales o tifones. Además, las zonas costeras están habitadas por la población más pobre y con menos recursos, cuyas viviendas se caracterizan por una mala calidad de las construcciones y unos inadecuados planes de evacuación. 

Todos estos factores convierten a Filipinas en uno de los países más vulnerables al impacto del cambio climático. En los próximos años la subida del nivel del mar pondrá en peligro a la población de la costa, mientras que los desastres naturales relacionados con fenómenos meteorológicos extremos serán cada vez más habituales. Según las Naciones Unidas, el 90% de los desastres están relacionados con el tiempo y el clima.

Tormentas tropicales

Huracanes, tifones y ciclones son el mismo fenómeno meteorológico: una fuerte tormenta que se produce en la zona del trópico, la parte central del globo terrestre. 

En esta zona del planeta, las temperaturas son más altas. Este clima facilita que el agua se evapore y se creen las dinámicas que producen las tormentas tropicales: cuando el agua se evapora, el aire caliente se eleva y deja un vacío debajo que absorbe más agua del mar en un ciclo continuo. Estos cambios en las masas de aire crean fuertes corrientes de viento en forma de espiral, acompañadas de agua y lluvia.

Lo que diferencia a un huracán, un tifón y un ciclón es el lugar del trópico donde se producen. En el océano Atlántico Norte, México y el noreste del océano Pacífico se llaman huracanes, en honor a Hurican, el dios del mal del Caribe. Los huracanes se producen entre los meses de junio y noviembre.

En la zona noroeste del Pacífico, las mismas tormentas se denominan tifones, en honor a Tifón, una divinidad griega relacionada con los huracanes. Por último, en el océano Índico se les llama ciclones.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img