16 junio 2024
spot_img
16 junio 2024

Millones de personas en peligro por las inundaciones glaciares

El calentamiento acelerado del planeta aumenta el riesgo de inundaciones y desbordamiento de los lagos glaciares 

El aumento de temperaturas global provocado por el cambio climático está afectando las condiciones meteorológicas en diferentes regiones del planeta. Esta subida de temperaturas tiene diferentes efectos: aumenta los períodos de sequía, altera la frecuencia de las precipitaciones y puede influir en la intensidad de fenómenos climatológicos extremos como tifones, huracanes o inundaciones.

El calentamiento global también influye en la conservación de los glaciares, grandes masas de hielo que se forman por la nieve acumulada durante miles de años en un mismo lugar. Los glaciares son muy sensibles al cambio de temperaturas y el deshielo puede provocar la ruptura y desprendimiento de grandes trozos de hielo

Ahora, un estudio de la Universidad de Newcastle publicado en la revista científica Nature advierte sobre las inundaciones repentinas de los lagos glaciares (GLOF, por sus siglas en inglés) y cómo podrían poner en riesgo la vida de millones de personas en diferentes partes del mundo. Es la primera vez que un equipo de científicos elabora un mapa sobre el riesgo de inundaciones glaciares.

Los lagos glaciares son lagos que se forman al pie de los glaciares como consecuencia del deshielo: a medida que las temperaturas aumentan y el hielo se derrite, el agua desciende desde las partes más altas del glaciar y se acumula en la parte delantera. 

El problema es que estos lagos pueden desbordarse de forma repentina, cuando el glaciar se rompe o bien si se produce un desprendimiento. Este desbordamiento puede provocar inundaciones muy violentas y destructivas, que arrasan con todo a su paso: edificios, carreteras, cultivos… El volumen de agua desplazada es tan grande que puede recorrer distancias de hasta 120 kilómetros.

En los últimos 30 años, el número de lagos glaciares ha aumentado rápidamente debido al cambio climático. Y, según el estudio, hay 15 millones de personas que viven en zonas donde existe un riesgo de inundación glaciar repentina.

Las regiones montañosas, las más amenazadas

Los glaciares se forman en zonas montañosas, donde el frío y las bajas temperaturas permiten que la nieve y el hielo se acumulen durante cientos o miles de años. Por ese motivo, la población que vive en estas regiones es la más expuesta a las GLOF.

Los científicos señalan que la región más amenazada es la de Asia de alta montaña, una zona que se extiende alrededor del altiplano del Tíbet y que engloba varias cordilleras de montañas y mesetas a gran altura. En esta región hay cerca de un millón de personas que viven a menos de 10 kilómetros de un lago glaciar.

La región montañosa de Asia es la mayor reserva de glaciares del planeta, sin contar con el Ártico (Polo Norte) y la Antártida (Polo Sur). Los ríos que surgen de estas montañas abastecen de agua dulce y sirven para regar cultivos que alimentan a 3.000 millones de personas en los países de alrededor.

El informe también indica que la mitad de la población en riesgo de inundaciones glaciares se concentra en tan solo cuatro países: India, Pakistán, China y Perú. Los tres primeros son territorios próximos a Asia de alta montaña, mientras que la población de Perú sufre los efectos del deshielo en la cordillera de los Andes.

Al mismo tiempo, el desarrollo socioeconómico de cada país influye en la capacidad para hacer frente a estos desastres naturales. En los últimos 70 años, miles de personas han muerto en inundaciones glaciares repentinas en la Cordillera Blanca, una cadena de montañas en Perú, mientras que en los Alpes Europeos se han registrado poco menos de 400 víctimas mortales relacionadas con GLOF.

Del deshielo de los glaciares a los incendios descontrolados

Desde hace una semana, Chile sufre una oleada de incendios que han obligado a evacuar varias poblaciones, han destruido más de un millar de viviendas y han provocado al menos 24 muertos. Situado en el hemisferio sur, el país se encuentra ahora en verano y, por lo tanto, en temporada de incendios forestales.

Los bomberos han detectado hasta un centenar de focos activos, por eso creen que una parte de los incendios están provocados por personas, ya sea de forma intencionada o por negligencia. Las autoridades chilenas han arrestado a una veintena de personas hasta el momento.

Aunque estén provocados por la actividad humana, el cambio climático también influye en estos incendios: las altas temperaturas y los períodos de sequía prolongados hacen que la vegetación esté más seca y el fuego se propague más rápido, lo que dificulta las tareas de extinción.

Las Naciones Unidas advierten que los incendios forestales serán más frecuentes e intensos a causa del cambio climático y podrían aumentar hasta un 30% para finales de 2050. El fuego tiene efectos sobre la naturaleza y la salud humana, pero además empeoran el calentamiento global porque destruyen ecosistemas como las selvas tropicales, que son sumideros de carbono naturales que ayudan a limitar el aumento de temperaturas.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -