5 marzo 2024
spot_img
5 marzo 2024

Rusia prohibe el movimiento LGTBIQ+

El Tribunal Supremo ruso ha acordado vetar cualquier actividad del colectivo, al que considera una organización extremista

Rusia vuelve a vulnerar los derechos del colectivo LGTBIQ+. El Tribunal Supremo ruso ha confirmado el reconocimiento del movimiento LGTBIQ+ internacional como organización extremista y, por tanto, todas sus actividades quedan prohibidas en el país. Cualquier relación con estos grupos podrá ser motivo de multa e incluso acabar en pena de cárcel.

La decisión se ha tomado después de que el Ministerio de Justicia pidiera al Supremo prohibir este movimiento, alegando que fomenta el odio social y la relación entre religiones. La medida también prohíbe la propaganda, la publicidad y el generar interés sobre el movimiento LGTBIQ+.

Lo más probable es que esta ley no afecte directamente a las personas gays, lesbianas, bisexuales o trans, sino a activistas y organizaciones que luchan por los derechos del colectivo. Estos pasarán a formar parte de la lista de organizaciones extremistas, entre las que se encuentran sectas religiosas y grupos neonazis.

Sin embargo, este tipo de medidas no hacen más que aumentar el miedo del colectivo a vivir con normalidad en Rusia. El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Volker Türk, ha condenado la decisión del Supremo y ha pedido a las autoridades de Rusia que reconsideren la prohibición. 

A pesar de vulnerar los derechos humanos y de ir en contra del principio de igualdad, la homofobia, bifobia y transfobia están presente en varios países de todo el mundo y se promueven a nivel institucional a través de gobiernos como el Kremlin. 

Rusia contra el colectivo

La homosexualidad dejó de ser un delito en Rusia en 1993. Sin embargo, en las últimas décadas el país ha ido aprobando de forma gradual leyes y medidas que van en detrimento de los derechos LGTBIQ+. Hoy en día, la discriminación de las personas que pertenecen al colectivo sigue siendo generalizada. 

Todo empezó en 2013, cuando el Parlamento ruso aprobó una “ley contra la propaganda sexual” que prohibía informar a los menores de edad sobre la homosexualidad y la diversidad de género en las escuelas.

A finales de 2022, la prohibición de hablar sobre el tema se extendió a los adultos. También se aprobó otra medida que prohíbe la “propaganda gay” en los medios de comunicación, Internet, la publicidad, la literatura y el cine. Ninguna de estas obras culturales puede mostrar “relaciones o preferencias sexuales no tradicionales”.

Este año, las leyes discriminatorias no han cesado. En junio de 2023, el Kremlin prohibió el cambio de sexo tanto en el quirófano como en los documentos de identidad para las personas trans. 

Toda esta situación ha hecho que muchas personas homosexuales, bisexuales y trans que viven en Rusia queden aisladas y no sepan a dónde dirigirse para pedir ayuda o asesoramiento. Muchos de ellos no tienen más remedio que huir de su país para protegerse de posibles represalias. Es una forma de invisibilizar y criminalizar al colectivo

Derechos LGTBIQ+

Cuando hablamos de derechos LGTBIQ+ nos referimos a los derechos de las personas homosexuales, bisexuales, trans, queer e intersexuales, así como a otras identidades y expresiones de género y orientaciones sexuales diversas. Estos derechos buscan garantizar la igualdad, la no discriminación y el respeto a la diversidad sexual y de género

Todos tenemos el derecho a ser tratados con igualdad y sin discriminación debido a nuestra orientación sexual e identidad de género. La identidad de género es la percepción que tiene cada persona sobre su propio género. No tiene nada que ver con la orientación sexual, que se refiere a la atracción romántica, emocional y sexual hacia otras personas. 

Esto implica que todos tenemos el derecho a vivir nuestra orientación sexual de manera abierta y sin temor a represalias. Por eso la orientación sexual no debe ser motivo de discriminación en áreas como el empleo, la vivienda o la atención médica.

En el caso de las personas trans, tienen el derecho de ser reconocidas y respetadas en su identidad de género. Esto incluye, por ejemplo, el acceso a tratamientos médicos relacionados con la transición, si así lo desean.
A pesar de los avances de las últimas décadas por estos derechos, muchas personas del colectivo LGTBIQ+ todavía son perseguidas por el simple hecho de serlo. Según el último informe Homofobia de Estado, en el mundo hay 69 países que criminalizan la diversidad sexual, es decir, que consideran un delito los actos sexuales entre personas adultas del mismo sexo. La mayoría de estos países se encuentran en Asia y África.

Trabaja la actualidad en el aula  

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Acceso para estudiantes / Accés per estudiants
Introduce la contraseña para acceder a los materiales:
Introdueix la contrasenya per accedir als materials:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -