16 junio 2024
spot_img
16 junio 2024

Un castigo mayor para las mujeres en Irán

El Parlamento iraní aprueba la aplicación de una nueva ley que endurece las penas por no llevar el ‘hiyab’ o velo islámico

El Parlamento de Irán ha aprobado un nuevo proyecto de ley que endurece el castigo contra las mujeres y niñas que violen el código de vestimenta, que las obliga a usar el hiyab o velo islámico en público. La idea es que esta se aplique durante un periodo de prueba de tres años en todo el país.

Entre los castigos propuestos para aquellas mujeres que aparezcan sin velo, el Parlamento propone multas de hasta 2.000 dólares, penas de cárcel de hasta cinco años, la confiscación de automóviles, la prohibición de conducir, deducciones de salario o la prohibición de acceder a servicios bancarios.

La norma ha sido aprobada con 152 votos a favor, 34 en contra y siete abstenciones, aunque no será de aplicación inmediata. La ley debe ser ratificada por el Consejo de los Guardianes, un organismo compuesto por juristas y clérigos encargado de revisar la legislación. El Consejo tiene capacidad de veto, es decir, puede bloquear cualquier resolución.

La legislación quiere poner fin a la práctica de no utilizar velo que muchas mujeres iraníes han adoptado en los últimos meses. Esta forma de desobediencia civil surgió a raíz de la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años, en septiembre de 2022. 

Amini fue detenida por la “policía de la moral” porque llevaba el hiyab mal colocado y, tres días después, murió en el hospital por las agresiones sufridas durante la detención. La noticia encendió una chispa entre la población iraní y comenzó la llamada “revolución del velo”.

La ley propuesta por el Parlamento iraní también castigará a mujeres y niñas que muestren libremente alguna parte de su cuerpo tanto en espacios públicos como en redes sociales. Así, se prohíbe el uso de pantalones cortos y camisetas de mangas cortas, entre otros.

Un grupo de expertos de las Naciones Unidas (ONU) denuncia que la nueva medida viola los derechos fundamentales y considera que Irán está gobernando a través de una discriminación sistemática que está forzando a miles de mujeres y niñas iraníes a una sumisión total.

Revolución del velo en Irán

La noticia del Parlamento iraní llega justo cuatro días después del primer aniversario de la muerte de Mahsa Amini. La joven de 22 años fue detenida en Teherán por llevar mal puesto el velo islámico y murió por las agresiones y torturas sufridas mientras estaba bajo custodia policial

Tras su muerte, comenzaron una serie de protestas contra el régimen islámico de Irán que se extendieron por todo el país. Miles de personas salieron a la calle para reclamar más derechos y libertades, decenas de mujeres quemaron sus velos y cientos de estudiantes se manifestaron en universidades y escuelas

Los manifestantes tuvieron que enfrentarse a la violenta represión de las autoridades. Según los últimos datos de las agencias de información iraníes y ONGs de derechos humanos, durante las protestas murieron 500 personas, unas 22.000 fueron detenidas y siete manifestantes fueron ejecutados

La frecuencia y el número de movilizaciones ha disminuido notablemente, especialmente por las medidas que ha ido introduciendo el gobierno iraní. En abril anunció que cerrarán las escuelas a las alumnas que no se cubran la cabeza. Además, se colocaron cámaras de seguridad en varios puntos del país para vigilar a las mujeres y comprobar su indumentaria.

Pese al estricto control del gobierno, algunas mujeres del país se atreven a salir a la calle con el pelo suelto en símbolo de protesta

El hiyab en Irán

En Irán, la obligatoriedad del velo o hiyab es una parte integral de las regulaciones de vestimenta y conducta pública impuestas por el gobierno. Este es obligatorio para todas las mujeres y niñas mayores de 7 años, tanto a las ciudadanas iraníes como a las extranjeras que visitan el país.

Esta norma existe en Irán desde la Revolución Islámica de 1979, un evento histórico que supuso un retroceso para las mujeres. El nuevo régimen religioso impuso los valores más estrictos del Corán y recortó los derechos de las mujeres, que de repente necesitaban el permiso de su padre o marido para poder salir del país, por ejemplo.

El gobierno aprobó normas estrictas sobre cómo debían vestirse las mujeres y estableció la obligatoriedad del velo. El castigo por dejarse ver con la cabeza al descubierto en público puede ser de detención, pena de prisión, multa o latigazos, según denuncia la organización Amnistía Internacional.

Las autoridades iraníes argumentan que el uso del velo es esencial para preservar la “modestia y moralidad” en la sociedad. Al mismo tiempo, grupos de mujeres han luchado por reformas en esta vestimenta obligatoria, defendiendo que debería ser una elección personal en lugar de una imposición gubernamental.

Trabaja la actualidad en el aula

Este artículo incluye materiales didácticos exclusivos para suscriptores. ¡Descubre la actividad que te proponemos hoy!

Restricted Content
To view this protected content, enter the password below:



¿Todavía no estás suscrito a Junior Report?

Suscríbete

Si tú o tu centro educativo estáis suscritos,
introduce el perfil de redes sociales o tu usuario

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -