25 septiembre 2022
spot_img
25 septiembre 2022
spot_img

El Bluetooth evoluciona

La nueva versión de esta tecnología permite llegar a más dispositivos, pero también plantea dudas sobre la privacidad de los usuarios

El Bluetooth es una tecnología creada en 1989 que permite transmitir datos sin cables: los dispositivos se conectan entre ellos y pueden enviarse documentos, archivos de música, videos… De este modo, se puede compartir información sin necesidad de internet.

Ahora, la empresa creadora, Bluetooth SIG, ha presentado un nuevo estándar o versión de esta tecnología para compartir archivos de audio: el Low Energy Audio (LE Audio) mejora la calidad de audio de los archivos compartidos sin que esto afecte la autonomía de los dispositivos, que pueden disfrutar de una batería con más duración.

La compañía Bluetooth SIG anunció el lanzamiento de LE Audio a principios del 2020, pero la pandemia de covid ha alterado su desarrollo. El Android 13 (última versión del sistema operativo de Google) incorporará el nuevo sistema pero no saldrá al mercado hasta el otoño.

Para mejorar el funcionamiento y la capacidad de difusión del Bluetooth, el sistema LE Audio incorpora nuevos códecs: algoritmos que se usan para comprimir y descomprimir la información. Estos nuevos algoritmos perfeccionan los que se usaban hasta ahora y permiten empaquetar la información en archivos muy pequeños, sin perder calidad ni gastar demasiada batería.

Otra de las innovaciones del nuevo Bluetooth es que varios dispositivos podrán conectarse a la vez a un mismo emisor Bluetooth, para acceder a una lista de reproducción o de canales disponibles.

Esta característica se llama Auracast y se expandirá más allá del uso cotidiano del Bluetooth, porque permitirá hacer emisiones públicas. Esto significa que, si tenemos un dispositivo con esta tecnología, podremos emitir contenidos para cualquier persona que quiera escucharnos, un tipo podcast en directo desde nuestro móvil.

¿Problemas de privacidad?

Las conexiones inalámbricas en internet  y los sistemas como Bluetooth representan un gran adelanto tecnológico a la hora de compartir información, puesto que no se necesitan cables conectores o materiales específicos. No obstante, también pueden suponer un peligro para la privacidad de nuestros datos personales.

Durante la DEF CON de 2021, el congreso de defensa y seguridad informática más importante del mundo, los organizadores pidieron a los asistentes que apagaran el Bluetooth por motivos de seguridad. Esta tecnología es una de las vías de acceso más utilizadas por ciberdelincuentes o piratas informáticos, que pueden interceptar nuestras conexiones y alterar la información que se transmite por estos canales, además de acceder a nuestro teléfono sin consentimiento.

Hay varios delitos informáticos relacionados con el Bluetooth. El más grave es el bluebugging, que se aprovecha de los bugs o errores informáticos que hay en el software de los dispositivos para acceder a ellos. La finalidad del ataque puede ser muy variada: desde querer introducir un virus informático hasta acceder a nuestra información.

El más molesto, seguramente, es el bluejacking: el atacante rastrea qué aparatos próximos tienen el Bluetooth activado y les envía muchos mensajes anónimos. Además, pueden utilizar uno de los dispositivos disponibles para distribuir este spam. El bluejacking suele ser un ataque inofensivo, pero algunos piratas informáticos han descubierto cómo aprovechar esta técnica para acceder a nuestros documentos.

Para evitar riesgos, los expertos y los fabricantes recomiendan apagar el Bluetooth cuando no lo usamos. También es importante descargar las actualizaciones del sistema operativo porque cada nueva versión corrige errores y protege mejor los dispositivos.

Las tecnologías que marcarán este 2022

Más allá de las novedades con el Bluetooth, hay otros adelantos tecnológicos que han revolucionado este último año. Una de las noticias más destacadas es el metaverso anunciado por Mark Zuckerberg a finales del 2021.

En este nuevo universo digital, viviremos nuestra vida de manera muy similar a como la hacemos en la vida real, pero representados con avatares a través de los cuales nos relacionaremos, compraremos o viajaremos (siempre de manera virtual). Aun así, la idea no es nueva: el videojuego Second Life se creó en 2003 y permite a los jugadores interactuar entre ellos a través de avatares.

El otro gran reto tecnológico es la expansión del 5G, la red de telefonía móvil que sustituirá el 4G. La nueva tecnología es hasta 100 veces más rápida y hará que otras innovaciones ganen terreno, como los coches autónomos, la realidad virtual o el internet de las cosas. Sin embrago, el acceso a este sistema está limitado a los países ricos y aumenta la desigualdad en el acceso a las nuevas tecnologías.

Otro gran fenómeno pendiente de explotar es la inteligencia artificial, que ya está presente en muchos hogares y negocios. Esta tecnología tiene como objetivo que las máquinas y dispositivos tomen decisiones autónomas y puedan pensar por sí mismas, sin necesidad de recibir órdenes de una persona.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img