12 agosto 2022
spot_img
12 agosto 2022
spot_img

Gambia y la lucha contra el cambio climático

Se trata del único país de África que ha puesto en marcha medida reales para reducir sus emisiones contaminantes

El planeta entero se enfrenta al cambio climático y sus graves consecuencias. El aumento global de temperaturas pone en peligro la supervivencia de la flora y la fauna de la Tierra, incluso del propio ser humano. Las altas temperaturas quedan reflejadas, entre otros, en las olas de calor que se están registrando en varios continentes. 

El calentamiento global también aumenta la aparición de fenómenos meteorológicos más violentos, como sequías, incendios o huracanes. Además, al derretirse los polos, el calentamiento de la Tierra tiene consecuencias sobre el nivel del mar, que puede aumentar y provocar el desbordamiento de ríos y lagos. 

Frente al calentamiento global y sus consecuencias, los gobiernos deben tomar decisiones. La más importante es reducir las emisiones de gases contaminantes producidas por la actividad humana, que es la principal responsable del cambio climático.

Para conseguirlo, todos los países del mundo deben comprometerse y cumplir con los objetivos del Acuerdo de París: un tratado medioambiental que exige reducir el aumento de la temperatura global a 1,5ºC. De esta forma, podrían evitarse los peores efectos del cambio climático.

Cerca de 200 países firmaron el acuerdo en 2015, pero eso no significa que hayan cumplido. De momento, solo un país del mundo ha adquirido los compromisos suficientes para reducir las emisiones contaminantes: se trata de Gambia, un pequeño país situado en África Occidental. 

Así lo determina el último informe de Climate Action Tracker, un análisis científico independiente que supervisa la acción de los gobiernos frente al cambio climático y su desviación respecto a los objetivos fijados en el Acuerdo de París. El informe compara los datos de cerca de 40 países.

Compromisos climáticos de los países
Clasificación de los países en función de su compromiso climático. (Climate Action Tracker)

El impacto del cambio climático en Gambia

Gambia es un país situado en África Occidental, rodeado por la frontera con Senegal. Se trata del sexto país más pequeño del continente africano, con poco más de 2 millones de habitantes. En cuanto a su nivel de vida, Gambia tiene uno de los PIB (Producto Interior Bruto) más bajos del mundo y la mayoría de su población es pobre

El país está situado a la orilla del río Gambia, que da nombre a la región. Este río discurre por el centro del país y desemboca en el océano Atlántico. Esto hace que Gambia sea un país donde la mayoría de su población vive prácticamente rodeada de agua

Su cercanía al agua y sus tierras fértiles han convertido la agricultura en uno de los elementos clave de su economía. Sin embargo, al tratarse de un país fluvial y costero, también sufre algunas de las peores consecuencias del cambio climático.

Por un lado, el aumento del nivel del mar afecta los acuíferos subterráneos, que contienen agua dulce utilizada para regar y para el consumo humano; cuando el agua salada del mar entra en estos depósitos naturales, el agua almacenada ya no puede utilizarse. Por otro lado, la erosión costera también estropea los campos de arroz y otros cultivos.

El cambio climático también ha cambiado los patrones del clima y ha agudizado algunos fenómenos meteorológicos. Ahora los vientos son cada vez más fuertes e intensos, y arrasan las comunidades. Además, cada vez son más frecuentes las sequías prolongadas, con consecuencias perjudiciales para la agricultura.

Toda esta situación provoca que muchos de sus habitantes se conviertan en refugiados climáticos: personas que se ven obligadas a huir de su lugar de origen por culpa del impacto del calentamiento global. De esta manera, se ven obligados a buscarse la vida en un lugar nuevo. 

Gambia contra el cambio climático

Siguiendo el Acuerdo de París de 2015, todos los países deben presentar un compromiso real de reducción de emisiones contaminantes en su territorio. En el caso de Gambia, este país espera reducir sus emisiones hasta un 44,4% en 2025.

Para ello, este país africano pretende incrementar el uso de energías renovables, haciendo especial hincapié en el desarrollo de la energía solar fotovoltaica. Según la evaluación de los expertos de Climate Action Tracker, Gambia está avanzando rápidamente gracias a la financiación parcial del Banco Mundial y la Unión Europea.

Para enfrentar los efectos del cambio climático, hay dos vías de actuación: la mitigación (reducir las emisiones de gases contaminantes) o la adaptación (lidiar con los cambios que ya se están produciendo). En este caso, Gambia no es un gran emisor de gases de efecto invernadero, por lo que el país ha optado por una estrategia de adaptación para minimizar y resistir los efectos del calentamiento global. 

Entre las medidas adoptadas, Gambia ha puesto en marcha diferentes proyectos como la plantación masiva de árboles para rehabilitar el suelo degradado en bosques y parques naturales, o la restauración de suelo agrícola abandonado. 

El principal obstáculo del gobierno gambiano para llevar a cabo sus objetivos es la falta de recursos económicos. Al ser un país en vías de desarrollo, Gambia depende en gran medida de las ayudas internacionales para poder llevar a cabo su estrategia de adaptación. 

Aun así, según Climate Action Tracker, si el resto de países asumiera compromisos equiparables a los de Gambia, la humanidad podría cumplir su meta de evitar que en 2050 la temperatura de la Tierra haya subido más de 1,5 ºC.

Últimas noticias

- Contenido patrocinado -spot_img